Roberto Verino apuesta por la mujer real