Joyas del Prado en tierra astur

El Museo de Bellas Artes, la Universidad de Oviedo, el Museo de Covadonga y la basílica conservan las 64 obras en depósito de la pinacoteca madrileña

Joyas del Prado en tierra astur
'Don Pelayo en Covadonga', obra de Luis de Madrazo y Kuntz, de 1855, que se halla en la basílica de Covadonga. / Museo Nacional del Prado
MARIFÉ ANTUÑA

Más de ocho mil obras de arte forman parte de los fondos del Museo del Prado. Y ante tamaña cifra es a todas luces imposible exponerlas en su totalidad. Es más, ni siquiera la política de depósitos de la pinacoteca que acaba de ser galardonada con el Premio Princesa de Comunicación y Humanidades permite lucir sus múltiples joyas, distribuidas por dos centenares de instituciones españolas.

Asturias cuenta con un buen número de obras en depósito del museo. Buena parte encuentra acomodo en el Museo de Bellas Artes de Asturias. Son 44 las piezas, mayoritariamente óleos sobre lienzo, pero no faltan las esculturas, como las que firman Antonio Solá, Cipriano Folgueras Doiztúa, Elías Martín y José Graguera.

Hay auténticas maravillas entre esas obras cedidas, como el Tiziano que retrata a 'Santa Catalina de Alejandría', 'Cleopatra dándose muerte' del napolitano Andrea Vaccaro, un hermoso bodegón de Luis Meléndez, un retrato de 'San Fernándo' de Bartolomé Murillo y hasta dos obras con la firma de Pedro Pablo Rubens: 'Eolo' y 'Vulcano y el fuego'.

1. 'Santa Catalina de Alejandría', óleo de Tiziano de 1560 en depósito en el Museo de Bellas Artes. | 2. 'Asturias o arando la tierra', obra del asturiano Ventura Álvarez Sala del año 1910, que se halla en Oviedo en el Bellas Artes. | 3. 'Cristo presentado al pueblo', obra anónima del siglo XVII que es la única del Prado en depósito en la Universidad de Oviedo.

Conviene no olvidar el 'San Francisco recibe los estigmas' de José de Ribera ni los paisajes asturianos del pintor belga Carlos de Haes. Pero son muchos más los nombres: Francisco Rizi, Bartolomé Pérez, Mariano Salvador Maella, Víctor Manzano y Mejorada, Vicente Carducho, Alcalá Galiano y Vildosola, Vicente Poleró y Toledo, Ignacio Díaz Olano, Andrés Cánovas y Gallardo, Juan Pablo Salinas Teruel, Ángel Lizcano Monedero, Hermenegildo Estevan y Fernando, Antonio Pérez Rubio, Germán Hernández Amores, Cecilio Pizarro y Librado y Eusebio Pérez Valluerca.

Es notable la presencia de pintores asturianos entre los depósitos. Es el caso de José Uría y Uría, que plasma en óleo sobre lienzo 'El arco del rey Casto en la Catedral de Oviedo' junto a otra obra titulada 'Después de una huelga', o Dionisio Fierros Álvarez, que tiene en Oviedo 'La salida de misa en una aldea de las cercanías de Santiago de Compostela'. Ventura Álvarez Sala, otro nombre propio de la pintura asturiana, tiene presencia con obras como 'La promesa, después del temporal' y 'Asturias o arando la tierra'.

Hay más puntos en los que se pueden ver en Asturias las obras de las colecciones del Museo Nacional del Prado. En la Universidad de Oviedo se guarda un anónimo madrileño del siglo XVII titulado 'Cristo presentado al pueblo'. Es esta la única pieza que atesora la institución académica asturiana.

Covadonga, tanto en su museo como en la basílica, luce un buen número de obras de la bicentenaria pinacoteca. Son 17 los lienzos que se exponen en el museo y todos ellos se corresponden con retratos vinculados con la monarquía asturiana de autores como Eduardo Cano de la Peña, Mariano de la Roca y Delgado, Manuel Castellano, Isidro Santos Lozano Sirgo, Léon-Joseph Bonnat, Manuel Domínguez Iglesias, Bernardino Montañés y Pérez, Joaquín Gutiérrez de la Vega, Carlos María Esquivel y Rivas y Luis de Madrazo y Kuntz. Ordoño I, Alfonso II el Casto, Alfonso II, Fruela II, Ramiro I, Bermudo I el diácono, Mauregato, Silo, Aurelio, Fruela I, Ermesinda, Favila, Alfonso I, Usenda, Alfonso IV, Ordoño II rey de León y don Pelayo completan la galería.

En la basílica de Santa Maria la Real de Covadonga son dos obras las que es cuelgan: 'La Anunciación' de Vicente Carducho', y 'Don Pelayo en Covadonga', de Madrazo y Kuntz.

Las obras del Prado se lucen en todo el país y viajan por todo el mundo para exhibirse en los grandes museos que las reclaman para exposiciones temporales. Viajan también este año de manera especial a lo largo y ancho de la geografía nacional y hay prevista una escala en Gijón en el mes de noviembre, cuando la Casa Natal de Jovellanos recibirá el retrato de Goya del prócer que habitualmente se cuelga de las paredes del palacio de Juan de Villanueva. Allí, en la sede central del campus museístico que conforma ese espacio junto a los Jerónimos y el Casón del Buen Retiro y al que en el futuro se incorporará el Salón de Reinos, se guardan, asimismo, obras de notables de autores asturianos, entre los que destaca de manera especial el avilesino Carreño Miranda. Son una decena los creadores con su firma presente en sus fondos, como los ya citados Ventura Álvarez Sala o Dionisio Fierros, junto a otros como Martínez Abades, Luis Menéndez Pidal o Francisco Pérez del Valle y una sola mujer, la gijonesa nacida en el siglo XIX Julia Alcayde Montoya.

Hay paisajes, paisanajes e ilustres personajes de esta tierra en los almacenes del Prado y en las paredes del icono del arte y la cultura en España que acaba de convertirse en Princesa de Asturias.