https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

La mejor croqueta del mundo es asturiana

Diego Fernández, cocinero del restaurante Regueiro, distinguido en Madrid Fusión

Diego Fernández friendo las croquetas con las que se llevó el galardón./
Diego Fernández friendo las croquetas con las que se llevó el galardón.
MIGUEL LLANOGijón

El cocinero Diego Fernández, del restaurante Regueiro, en Tox (Puerto de Vega), ha sido galardonado como el autor de la mejor croqueta del mundo en Madrid Fusión. Diego Fernández, que ha supuesto una de las irrupciones más interesantes en los últimos años en la gastronomía asturiana, recibe este galardón de un jurado compuesto por especialistas y en un evento gastronómico que reúne a un centenar de los mejores cocineros de todo el mundo con una gran repercusión a nivel nacional e internacional.

novedad

Los seis cocineros de Madrid, Salamanca y País Vasco, además del asturiano, que optaban a este galardón sufrieron problemas con la freidora, que no alcanzaba la temperatura correcta unos 175 grados por lo que algunas de las elaboraciones no se frieron correctamente, algo que no fue impedimento para que el joven Caldereta de DonCalixto, premio que le concedió ELCOMERCIO, se alzase con el primer puesto en este campeonato.Diego Fernández, aseguró sentirse «muy satisfecho» con el premio, y «conteno por el equipo de su restaurante que trabaja cada día muy duro para hacer llegar a la mesa lo mejor de simismos».

El cocinero se convierte así en otro de los chefs asturianos que han hecho de este tradicional plato un auténtico arte, como es el caso del propio Nacho Manzano, José Antonio Campoviejo o Marcos Morán, que han convertido las croquetas en uno de los símbolos de sus restaurantes aquí, y también en Inglaterra.

Con este triunfo en la última jornada de Madrid Fusión, Asturias, puede darse por satisfecha, ya que desde el comienzo hasta el final, Madrid fusión se cerró con una ponencia de Esther y NachoManzano, ha sido protagonista de lo que ha ocurrido allí.

Tuvo, eso sí, menos suerte en su viaje de vuelta al principado, ya que como numerosos viajeros, su tren no pudo rebasar León y al estar cerrado el Huerna a los autobuses, no pudo llegar a casa con su jamón de premio, para compartirlo con los suyos y «con todos» como anunció, emocionado, tras llevarse el galardón. Uno de sus mayores valedores, Carlos Maribona, su descubridor a ojos del gran público, ya venía comentando que las croquetas así como el resto de su cocina son del máximo nivel.