Las 101 víctimas asturianas de Hitler

El Gobierno publica los nombres de los 4.427 españoles muertos en campos de concentración | Las víctimas, de las que 101 son naturales del Principado, podrán ser por fin dadas por fallecidas tras un periodo público de correcciones y alegaciones

Una imagen de la liberación de Mauthausen, con la famosa pancarta de los presos españoles sobre la puerta. / E. C.
Una imagen de la liberación de Mauthausen, con la famosa pancarta de los presos españoles sobre la puerta. / E. C.
Á. SOTO / M. ROJOMADRID.

Un total de 101 asturianos están incluidos en el listado de 4.427 españoles muertos en los campos de concentración nazis de Mauthausen y Gusen, entre otros, publicado ayer por el Gobierno a través del Boletín Oficial del Estado (BOE) con el objetivo de facilitar a los familiares su registro como fallecidos y para que puedan presentar alegaciones y correcciones en el plazo de un mes. Transcurrido este periodo, los asesinados en los campos nazis serán por fin inscritos como fallecidos en el propio Registro Civil Central, condición que hasta hoy aún no tienen. Como dato llamativo, solo una mujer figura entre los republicanos asturianos que perdieron la vida en estos campos de concentración: la mierense María Leonor Rubiano Fernández, una joven activista republicana que huyó a París, pero que en 1941 cayó en poder de la Gestapo y fue trasladada el año siguiente a la prisión alemana de Prüm y a la fortaleza de Breslau poco después. En septiembre de 1942, la llevaron en el campo de Ravensbrück donde, según testimonios de supervivientes, fue apaleada y torturada. Hambrienta y destrozada, física y moralmente, cayó enferma en diciembre de 1944 y murió en febrero de 1945.

Los datos proceden de los libros correspondientes que se custodian en la sede del Registro Civil Central sobre los españoles que fallecieron en estos campos de concentración nazis y ha sido cotejada con otras bases de datos para realizar las comprobaciones pertinentes. Hay nombres, apellidos, lugares de nacimiento y fechas de defunción. El edicto contiene dos direcciones web a través de las cuales los interesados podrán acceder al listado definitivo y presentar las alegaciones que consideren oportunas.

La mayoría de las víctimas eran republicanos que huyeron a Francia en los últimos meses de la Guerra Civil y que se integraron en las tropas francesas que combatían a los nazis. Cuando Hitler invadió el país galo, fueron llevados a los campos de concentración. Detrás de cada uno de estos nombres hay historias de sufrimiento. Historias de resistencia y de familias rotas.

Barcelona es la provincia de origen con más presos en Mauthausen, 469. La siguen Madrid (242), Córdoba (232), Murcia (214), Huesca (210), Tarragona (209) y Toledo (176). Al menos 173 de los 8.700 españoles que fueron desplazados a Mauthausen y los campos de su entorno, según un trabajo publicado hace doce años por Benito Bermejo y Sandra Checa, eran asturianos. Pocos resistieron el paso por el campo, y muy pocos volvieron a casa.

Este campo, que entró en funcionamiento en el verano de 1939, tuvo que ser ampliado al año siguiente con un nuevo subcampo, Gusen, al que se unirían, en 1944, Gusen II y Gusen III. Para aquel entonces ya hacía tiempo que habían llegado allí los primeros 'Rotspanien', los 'españoles rojos' huidos de la guerra civil española y capturados por las autoridades nazis. Y es en estos campos de Gusen donde murieron la mayoría de los presos asturianos: 78 según la lista publicada ayer, mientras que solo 13 murieron en Mauthausen, el campo madre. Otras víctimas son de los de Dachau, Buchenwald, Bergen-Belsen, Hartheim, Lubtheen...

Más información

Esta iniciativa de publicar el listado con sus nombres forma parte de las medidas recogidas en la Ley de Memoria Histórica como agradecimiento y reparación a los más de diez mil españoles que fueron deportados a los campos de concentración nazis, desprovistos de su nacionalidad española por decisión del gobierno franquista, declarados apátridas y de los cuales más de cinco mil perdieron allí la vida. El Consejo de Ministros, en su reunión del pasado 26 de abril de 2019, aprobó la instauración del día 5 de mayo como día del homenaje a los españoles deportados y fallecidos en Mauthausen y en otros campos y a todas las víctimas del nazismo en España.