Las colas suben hasta el Naranco

Los turistas llenan los monumentos prerrománicos y piden más aparcamientos y mejores conexiones de transporte

Las colas suben hasta el Naranco
IVÁN GARCÍA

Tal vez la inestabilidad meteorológica fuese ayer aliada de los monumentos prerrománicos. Quizá los nuevos hallazgos en San Miguel de Lillo también hayan reavivado el interés por los dos monumentos del Naranco. O simplemente, que Oviedo se sigue afianzando como destino de verano y agosto es el mes en el que más visitas recibe. Hay muchas lecturas posibles, pero lo único cierto es que el aspecto que presentaban este lunes Santa María del Naranco y su homólogo, situado unos metros después, estaba a la altura de sus mejores ocasiones con decenas de turistas, nacionales e internacionales, haciendo colas para acceder al interior de los recintos.

«Se podrían habilitar alguna de estas explanadas como aparcamiento, aunque quizás rompiese el paisaje», comentaban Rodrigo Pérez, de Ávila, y Mercedes Paz, de Jerez, que visitaban en la jornada de ayer los mencionados monumentos. Coincidían en que una manera de mejorar los accesos sería «habilitando un autobús que dejase a la gente en los monumentos».

Más información

Cristina Rodríguez comentó que su hermano tuvo que dejarla a ella y a sus padres en los monumentos para «bajar a estacionar». También cree que se podrían «mejorar los aparcamientos» y «agrandar los márgenes para ir andando», pensando en personas de la tercera edad. Procedentes de Venezuela, prefieren hacerse las fotos por fuera antes que ponerse a la fila para acceder a los monumentos: «Venimos del país de las colas así que ahora no vamos a esperar», bromean.