Claves para ser una buena portera

La exportera, que se ha convertido en la primera mujer del Principado en obtener el título oficial de entrenadora, enumera los requisitos que debe tener un guardameta

Claves para ser una buena portera de fútbol
Maru enseñando a la portera del equipo azul durante un entrenamiento. / PABLO LORENZANA
Elena S. Herrero
ELENA S. HERRERO

Bajo los palos fue una gran deportista. Tras años de trabajo y esfuerzo, quiso que toda esa experiencia llegase a otras jugadoras, que como ella, tienen la presión de evitar los goles contrarios. María Rodríguez Naves 'Maru' se ha convertido en la primera mujer de Asturias en obtener el título de entrenadora y hoy cuenta a EL COMERCIO cómo son sus entrenamientos y cuál es el secreto para ser un gran portero:

- ¿Qué supone ser la primera mujer de Asturias que tiene el título de entrenadora?

- (Ríe) Alguien tiene que ser la primera, ¿no?. Me gusta enseñar lo que yo aprendí de otros entrenadores. Además, creo que es bueno que estas cosas se vayan normalizando, es decir, que se haga visible que las mujeres dentro del mundo del fútbol puedan ir un paso más allá de ser futbolistas.

- Como técnica, ¿qué es lo que más le gusta de un entrenamiento?

- Me encanta cuando el entrenador me dice que tengo todo el tiempo del entrenamiento para estar con la portera. Ese día es nuestro momento específico. No obstante, es cierto que es imprescindible que las guardametes trabajen con el resto del equipo.

- Igualmente, aún hay equipos que prescinden de entrenadores de porteros.

- Sí, aunque la mayoría de los equipos ya cuentan con uno. Es fundamental que exista esta figura en los años de formación, pues cuando esa portera sea mayor, si carece de ello, no le podrás exigir nada.

- ¿Qué le pide a sus chicas?

- Tienen que trabajar la técnica, la táctica y el físico. Sin embargo, de nada sirve entrenar todo eso si no hay detrás un trabajo mental.

- ¿Por qué?

- La portería es un puesto en el que debes estar bien a nivel psicológico. Creo que el portero tiene que tener mucha fuerza en ese aspecto, pues aunque no estés al cien por cien físicamente si lo otro funciona, puedes con todo.

- ¿Cómo las motiva?

- Si cometes un fallo es cuando más te vienes abajo. Les hago ver que el error forma parte del juego. Eso sí, siempre que hay uno, deben intentar corregirlo y no volver a caer en él. Al final el éxito está en normalizar que el error forma parte de esto.

- El Real Oviedo tiene, esta temporada, a Nuria y a Sara bajo los palos...

- Sí, son dos jugadoras que han llegado nuevas este año y vienen de trabajar dinámicas diferentes. No obstante, con su implicación y trabajo han conseguido adaptarse al equipo. Están totalmente integradas y confío mucho en ellas.

- ¿Ellas creen en su forma de trabajo?

- Si tu crees en tu trabajo, tus porteras también lo van a hacer. Eso es más importante que cualquier ejercicio.

- ¿Influyen las modas en los tipos de entrenamientos que realizan los porteros como, por ejemplo, puede ser con el juego de pies?

- La figura del portero evolucionó mucho. Ya no es como antes que no utilizaba los pies, ahora todos los usan. Me parece fundamental porque al final es un jugador más.

- Y eso, ¿cómo se trabaja?

- Es aquí donde entra la importancia de entrenar con el resto del equipo, pues trabaja con el pie y es cuando llega a ser un apoyo más.

- ¿Hay diferencia entre las lesiones que pueda sufrir un portero y las que tienen el resto de los jugadores?

- Usamos todo... tobillos, rodillas, hombros, manos... Así que nos lesionamos de más cosas.

- ¿Tuvo muchas?

- Sí, si hubiese tenido menos hubiese sido mucho mejor. Me operé del menisco, rompí el tendón de aquiles, luxaciones de hombro. Y, luego, lo típico: esguinces en las manos o dedos. Pero bueno, teniendo eso jugamos. Somos de acero (Ríe).

Recomendaciones para mejorar en la portería

1. Las mejoras vienen en los entrenamientos. En ellos debe haber un trabajo técnico, táctico y físico. Además, es fundamental que tengan formación específica desde muy jóvenes.

2. Trabajo Mental. El guardameta tiene que ser capaz de recuperarse después de no evitar un gol. Su recuperación mental tiene que ser inmediata entre jugadas para no caer en la duda.

3. Juego de pies. El portero debe estar preparado para recibir un pase y poder continuar con el juego fluido, pues es un apoyo más.

4. Confianza y comunicación con el resto del equipo.

5. Físico. En el fútbol femenino, frenar balones parados es fundamental. Por ello, considera que tener embergadura y altura son dos puntos a favor.

Más noticias

 

Fotos

Vídeos