««Sabía que podía pasar, era un riesgo que tomamos»

Pierde todos los dedos de un pie tras una pedicura con peces
El jugador gijonés, atendido por el fisio de su muslo. / EFE

AGENCIAS / J. L. C. LILLE.

Pablo Carreño explicó al final del partido con Paire que sabía que era algo que «podía pasar» y que fue «un riesgo» que tomó. «Es el mismo problema que en Nueva York», reconoció el gijonés, que añadió que «sentí dolor en el aductor al final del primer set». «Fue más a más y no podía jugar al comienzo del segundo. Es un dolor que empieza poco a poco y aumenta hasta que me molesta todo el rato. Empieza con el saque y luego cuando doy de revés», hizo hincapié.

El jugador asturiano llegó muy tocado a Lille. El sábado pasado no pudo entrenarse en el Grupo, según publicó EL COMERCIO. Quizá arriesgó demasiado y ha vuelto a resentirse de la lesión en el abductor, lo que le puede costar no estar en la gira asiática.

Carreño parece que sigue divorciado de la Davis porque este mismo año apenas jugó en cuartos, también por lesión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos