El español acusado de violación en Tailandia: «Si entro en prisión, voy a morir allí»

El detenido, Jorge V. L./La Verdad
El detenido, Jorge V. L. / La Verdad

El joven de 30 años detenido en Bangkok tras la denuncia de una mujer que asegura que abusó de ella, pide auxilio desde la cárcel: «Soy inocente»

RUBÉN GARCÍA BASTIDACartagena

«Soy inocente, no he hecho nada de lo que me acusan y, lo que es más importante, no he tenido juicio, no ha habido investigación, nunca me han preguntado nada. Por favor, por favor, por favor, ruego a todo el mundo que haga cualquier cosa que pueda. Si voy a prisión, voy a morir allí». Así de desesperada suena la petición de auxilio de Jorge V. L., un cartagenero de 30 años que fue detenido este martes en Bangkok tras ser acusado de esposar y violar a una tailandesa en un apartamento de la capital de este país asiático. El arresto se produjo tras la denuncia que la presunta víctima realizó el pasado sábado en una comisaría de la ciudad. Una acusación que la familia del detenido considera «un engaño».

La supuesta falacia a la que se refiere el entorno del joven se remonta al viernes 15 de febrero cuando, según el testimonio de la presunta víctima, conoció al español en un local de ocio nocturno en el área de Thong Lor, una zona de moda en el centro de Bangkok. En el relato indicó que tras charlar con él en un local, ambos se fueron en su coche junto a otra persona hacia un apartamento. La mujer afirma que, una vez allí, al salir del baño, Jorge V. L. la inmovilizó con unas esposas y abusó sexualmente de ella.

El joven pidió ayuda en varios vídeos grabados en inglés con su teléfono que envió a familiares y amigos desde dependencias policiales. «Estoy en la comisaría ahora mismo, escaleras abajo desde donde se ha dado la rueda de prensa. Desde el mismo momento en que llegué aquí a primera hora de la mañana, ya tenían toda la habitación preparada con fotos de mi cara», señala. «Todo ha ocurrido en menos de 16 horas. De ser detenido a esta situación... No es normal, no he tenido un proceso justo. No he tenido juicio», lamenta.

El joven, que vive en Tailandia desde hace cinco años con un permiso de residencia, según explicó la familia, denuncia que nadie le ha dado «ninguna oportunidad» de defenderse, y hace un llamamiento «a todas las embajadas de Tailandia y a todas las organizaciones» para que intercedan ante las autoridades tailandesas.

Jorge se muestra totalmente desconcertado ante la falta de explicaciones: «No sé durante cuánto tiempo voy a poder mantener mi teléfono, ni qué va a pasar ahora, ni dónde van a llevarme», señala. «En ningún momento me han informado de dónde voy a ir o de qué está pasando. No me han dicho nada y estoy realmente asustado. Si no pudiera volver a grabar más vídeos, por favor, no dejéis de luchar por mí», concluye en uno de sus mensajes.

Tampoco disponen de mucha más información sus padres. Lo único que han podido saber de la dramática situación que vive su hijo son los 'whatsapp' que él mismo les envió y lo que les han podido contar los amigos de este, ya que uno de ellos vive en Madrid y se está comunicando con otro compañero que sigue residiendo en Tailandia.

Antonia, la madre de Jorge, afirmó que uno de estos españoles afincados en el país le ha contado que «hasta las amigas de la denunciante dicen que la acusación es falsa y se preguntan cómo ha podido hacer eso», y se mostró convencida de que tras la denuncia hay intereses ocultos. «Parece que la chica busca algo económico», señaló.

Desde la embajada de España en Tailandia ya han iniciado las gestiones para proporcionar asistencia legal a Jorge para su defensa.