Javier Fernández, el gran ausente

Cargos como las consejeras Dolores Carcedo y María Jesús Álvarez; el secretario de Estado de Medioambiente, Hugo Alfonso Morán; el senador Vicente Álvarez Areces o el portavoz del PSOE en la Junta, Marcelino Marcos Líndez, acudieron a la cita. / Á. PIÑA
Cargos como las consejeras Dolores Carcedo y María Jesús Álvarez; el secretario de Estado de Medioambiente, Hugo Alfonso Morán; el senador Vicente Álvarez Areces o el portavoz del PSOE en la Junta, Marcelino Marcos Líndez, acudieron a la cita. / Á. PIÑA

El presidente regional alega una cumbre en Zaragoza para no acudir a la cita | Dolores Carcedo y María Jesús Álvarez fueron las representantes del Principado en una acto al que asistieron Hugo Morán y Luisa Carcedo

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

En la política americana, un 'pato cojo' es un cargo público a punto de dejar sus responsabilidades. Se aplica, por lo general a los presidentes salientes que pasan meses en la Casa Blanca, desde las elecciones, siempre en noviembre, hasta la toma de posesión de su sucesor, allá por febrero del año siguiente. Javier Fernández está en esa tesitura. En sus últimos meses como presidente del Principado fue, ayer, la gran ausencia del primer acto público del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Oficialmente, problemas de agenda motivaron la falta de presencia de Fernández en la Fiesta de la Rosa, organizada por la Agrupación Municipal Socialista de Oviedo, en el paseo del Bombé. Javier Fernández se encontraba ayer viajando hasta Zaragoza para acudir hoy a una cumbre, junto con los presidentes de Galicia, La Rioja, Castilla-La Mancha, Castilla y León y Aragón, con el objetivo de alcanzar un acuerdo en materia de financiación autonómica, según confirmaron fuentes de Presidencia del Principado de Asturias. Sin embargo, la de ayer no es la primera vez que el jefe del Ejecutivo regional alude problemas de agenda para no coincidir con el secretario general de su partido. El pasado mes de marzo, Fernández tampoco acudió a un encuentro abierto con Sánchez en un hotel ovetense para analizar el sistema de pensiones. En aquella ocasión utilizó un acto con el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Sidra de Asturias como excusa para justificar su ausencia. Entonces, Sánchez, aún no había llegado a la Moncloa. Ayer, ni asistió ni nadie le mencionó en sus intervenciones. De su Ejecutivo, tan solo las consejeras de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, María Jesús Álvarez, y de Hacienda, Dolores Carcedo, acudieron. También lo hizo el portavoz del grupo socialista en la Junta General, Marcelino Marcos Líndez.

La de Javier Fernández y la mayor parte de su Gobierno fueron las ausencias más destacadas, pero faltaron rostros de UGT, como el de su secretario general, Javier Fernández Lanero. Sí estuvo uno de los grandes apoyos en Asturias de Sánchez en sus horas más bajas, el secretario general del SOMA, José Luis Alperi, que, no obstante, no oculta su descontento con la deriva sobre la descarbonización del Ministerio de Transición Ecológica.

A Sánchez lo acompañaron, además, los secretarios generales del partido en Galicia y Cantabria, Gonzalo Caballero, y Pablo Zuloaga, respectivamente, y los dos asturianos que ocupan cargos de mayor relevancia en el Gobierno: el secretario de Estado de Medioambiente, Hugo Alfonso Morán, y la alta comisionada para la lucha contra la pobreza infantil, María Luisa Carcedo.

También acudieron dos expresidentes del Principado, el actual senador Vicente Álvarez Areces y Antonio Trevín; la delegada del Gobierno, Delia Losa, y varios alcaldes de municipios asturianos como los de Avilés, Mariví Monteserín; Siero, Ángel García, 'Cepi'; Las Regueras, María Isabel Méndez; San Martín del Rey Aurelio, Enrique Fernández, o Laviana, Julio García. Y, entre el público que seguía las intervenciones, destacaba la presencia de la histórica y casi centenaria Ángeles Flores, 'Maricuela', a la que besó Sánchez al acabar el acto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos