El Comercio

Un ilustradora ovetense y un supermán malagueño contra la leucemia

Una ilustradora ovetense y un supermán malagueño luchan contra la leucemia
  • Andy Baraja firma los dibujos utilizados por Pablo Ráez, el joven que ha hecho viral su lucha frente al cáncer

Andy Baraja estaba en su casa de Oviedo cuando se encontró, navegando por internet, con el caso de Pablo Ráez, el malagueño de veinte años que lleva dos luchando contra la leucemia y que este verano inició con su carta 'Siempre fuerte, siempre' una campaña viral en favor de la donación de médula. «Su historia cambió la mía», explica Andy, que se planteó entonces que algo tenía que hacer. Así que, como es ilustradora, decidió enviarle un dibujo en el que dejó volar la imaginación. Plasmó a Pablo con el gesto que ha caracterizado su lucha, sacando músculo, y con el traje de supermán debajo del pijama hospitalario. «Es que, para mí, es un superhéroe», asegura Andy. Luego, sobre él, colocó el mensaje '¡Dona médula, dona vida!' y el manual para hacerse donante. Y, una vez terminado, se lo envió por correo con un escueto pero directo mensaje: «Ilustración para ti con todo el cariño del mundo».

Pablo lo vio entre los centenares de mensajes de apoyo que recibe a diario. Entonces no sabía que la leucemia por la que su padre le había donado médula se había reproducido. Lo supo al día siguiente y, desde entonces, ha utilizado la imagen que Andy le regaló como sinónimo de su lucha sin cuartel. «Me pidió permiso para colgarla en redes y, a partir de ahí, es increíble cómo se ha movido. En cinco minutos, tenía 650 'me gusta' y había sido casi 300 veces compartido», cuenta la ilustradora, que, al momento, empezó a recibir solicitudes de amistad y propuestas de proyectos similares. Andy decidió entonces hacer otro diseño que no fuera tan personal, pero que sirviera también para concienciar sobre la importancia de donar médula, aprovechando el lanzamiento de la campaña #retounmillón propuesta por Ráez y la coincidencia con el Día Mundial del Donante de Médula Ósea, celebrado el pasado sábado.

Todo suma y el número de donaciones ya se ha incrementado notablemente en Andalucía. Parece que se alcanzarán los 250.000 antes de acabar el año, pero hacen falta más. Cuando Pablo Ráez volvió este verano al hospital, descubrió que no había donante para él en ese momento. Ayer lo abandonó después de más de 60 días ingresado. Pero su lucha no ha terminado y sigue utilizando las redes sociales para contar su historia y concienciar. Siempre con una sonrisa y el gesto con el que le ha inmortalizado Andy Baraja. «Nunca, nunca, nunca te puedes dar el lujazo de rendirte», escribe el joven.