El Comercio

La miel de Sotrondio declara la 'guerra' a la avispa asiática

Numeroso público asistió a la feria de la miel en Sotrondio.
Numeroso público asistió a la feria de la miel en Sotrondio. / FOTOS: JUAN CARLOS ROMÁN
  • «Es la gran preocupación de los apicultores, una especie invasora que está terminando con las abejas autóctonas», advierte el alcalde de San Martín

Llamaban mucho la atención: «¡Ay mamina! ¡Pero que grandes son!» se oía ante una urna de plástico en la que se mostraba la que es, en la actualidad, la principal enemiga de la abeja, la avispa asiática. «Se trata de la gran preocupación de los apicultores, una especie invasora que está terminando con la población de abejas autóctonas y, por tanto, con la producción de miel», decía el alcalde San Martín del Rey Aurelio, Enrique Fernández, en el transcurso, ayer, de la XXV Feria de la Miel que se celebró en Sotrondio.

La urna con esta especie foránea era una llamada de atención para los muchos visitantes que acudieron al certamen, que se desarrolló en la cancha cubierta del colegio Rey Aurelio. Aquí lo importante era vender la producción de miel y sus derivados. El precio era único, ocho euros el kilo, y se podían encontrar diferentes tipos de miel. «Está la de eucalipto, que se produce por la zona de Villaviciosa, y es la más suave de sabor. La de brezo, más de la zona occidental de la región, mucho más fuerte. Y, en el plano intermedio, la de castaño, de la zona centro. Eso es lo bueno de Asturias, podemos encontrar todas las variedades posibles de este producto», enumeraba con orgullo Pablo Junquera, un productor procedente de Oviedo y que comercializaba las tres variedades.

No era la primera vez que acudía al certamen de Sotrondio. «Lo que más presta es que vienen clientes de ediciones anteriores que te piden la miel como la que traje el año pasado, que estaba muy buena. Gusta ver que se crea un vínculo con el comprador por ofrecer un buen producto», comentaba Junquera.

Por norma general, los vendedores se mostraban satisfechos con la asistencia de público y con la venta de miel. «Creo que el año pasado se vendía un poco más», apuntaba no obstante Margarita Simón. Esta productora de Caso aseguraba que cada vez se comercializa más este producto «porque la gente entiende que es sano y natural». Ella ofrecía la variedad procedente del brezo, «la más rica de todas».

Cada expositor -una docena- puso a la venta una media de treinta kilos de miel al precio único de ocho euros el kilo; en total, 360 kilos. La exposición y venta de miel, así como de material apícola estuvo acompañada de otros actos que se celebraron a lo largo de la mañana, como la entrega de premios de los concursos escolares de carteles, cómic y redacción sobre apicultura, en los que han participado alumnos de los colegios del municipio. También se celebró el certamen al mejor expositor y al mejor plato elaborado con miel.

Durante la feria se concedió el galardón 'Casiellu de Oro', este año a título póstumo, a quien fuera apicultor y miembro de la Asociación de Apicultores Valle del Nalón (Apivana) Antonio García García, de Blimea, en reconocimiento a su implicación con este colectivo.