El Comercio

El origen, unas papas arrugás que llegaron en barco a Galicia

A finales de la década de 1990 se detectó la polilla guatemalteca en las Islas Canarias y se cree que fue un pesquero gallego el culpable de que la plaga llegara a la Península Ibérica. ¿Cómo? Al parecer, uno de los tripulantes de un barco se hizo con las típicas papas arrugás para sembrarlas en su huerto en un pueblo de La Coruña. Los tubérculos estaban infestados de esta dañina polilla.

El problema es que este insecto resulta muy difícil de detectar, a no ser en lugares de almacenamiento.

A partir de ahí, a pesar de que estas polillas son de vuelo corto, ayudadas por el viento fueron extendiéndose hacia el Este, alcanzando hace unos meses el Occidente asturiano. De ahí, la importancia de no sacar tubérculos de los tres concejos (San Tirso, Vegadeo y Castropol) afectados.