Fallece un ovetense de 53 años en el arenal de San Antolín, en Llanes

Agentes de la Guardia Civil ayer, en San Antolín.
Agentes de la Guardia Civil ayer, en San Antolín. / JUAN LLACA

El hombre, que desde hace años veraneaba en la localidad llanisca de Soberrón, se desplomó en la arena minutos antes de las ocho de la tarde

L. CASTRO/L. RAMOS LLANES.

Nueva jornada negra en un arenal llanisco. Un hombre de 53 años fallecía ayer por la tarde en la playa de San Antolín, donde había estado disfrutando del día en compañía de sus hijos adolescentes. Según relataron varios testigos presenciales, el hombre estuvo practicando surf durante largo rato y tras salir del agua, una vez en la arena, se desplomó. El turno de los socorristas había finalizado minutos antes, por lo que el puesto de salvamento estaba cerrado, pero en el lugar se encontraban dos médicos y una enfermera que procedieron a practicarle la reanimación cardiopulmonar desde el primer momento.

El Centro de Coordinación de Emergencias recibió el aviso a las 19.46 horas y el Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU) movilizó de forma inmediata al equipo de atención primaria de Posada de Llanes a bordo de la ambulancia de soporte vital básico, así como a la UVI móvil de Arriondas. Pese a que los profesionales sanitarios intentaron reanimarle durante largo rato, no lograron salvar la vida del hombre, cuyo fallecimiento se confirmó a las 20.53 horas. Acto seguido se dio aviso a la Guardia Civil para que se hiciese cargo del levantamiento del cadáver.

El suceso causó una gran conmoción en la playa, donde en el momento de los hechos había varios menores que estaban recibiendo clases de surf. «Uno de los socorristas fue al puesto de salvamento a por un desfibrilador, pero finalmente no sirvió de nada, pues uno de los médicos dijo que había sido un infarto fulminante», lamentaba uno de los testigos, quien aseveró que el fallecido era «un romántico del surf, amaba coger olas y llevaba muchos años haciéndolo en San Antolín». El hombre, que residía en Oviedo, disponía de una segunda residencia en la localidad llanisca de Soberrón.

Fotos

Vídeos