El Comercio

Blachere presentará su proyecto de luces el próximo miércoles

De momento, es el secreto mejor guardado. Nadie, salvo, se presume, los técnicos municipales que valoraron el apartado artístico de su oferta, conoce las intenciones de la empresa francesa Blachere en relación con la iluminación navideña de este año en Gijón. El misterio empezará a desvelarse el miércoles de la próxima semana cuando directivos de la empresa gala se han comprometido a venir a la ciudad y presentar, al menos al Ayuntamiento y a la Unión de Comerciantes (que será la que tenga que 'vender' el producto), las luces y arcos que tienen previsto colocar en las calles gijonesas las próximas navidades.

Ayer, en el transcurso de la reunión celebrada en el Ayuntamiento, se contactó con la citada empresa, que ya es oficialmente la adjudicataria, para pedirles una cierta urgencia a la hora de mostrar su producto. Imposible, afirmaron, antes del próximo miércoles. Ahí quedó fijada la fecha.

También, el Ayuntamiento hace constar en la nota hecha pública ayer que Blachere nunca fue adjudicataria de la luz navideña en Gijón, siguiendo el mismo criterio manifestado por la empresa. Con ser cierto, no lo es menos que en 2006 fueron los responsables del proyecto artístico, así se hizo constar y se publicó, sin reserva alguna de la citada empresa.

Ese año, los comerciantes que habían pagado para que se instalara luz en sus calles organizaron un motín al considerar que la iluminación no era digna ni apropiada, además de otras criticas feroces. El Ayuntamiento, por entonces gobernado por los socialistas, con Paz Fernández Felgueroso como alcaldesa, optó por que la Unión de Comerciantes devolviera el dinero a todos los minoristas que habían pagado. Con eso no se acallaron las criticas, pero, al menos, los comerciantes vieron reconocida su protesta.