El acceso a la ZALIA llega a sus primeros 500.000 euros de obra ejecutados

Zona de trabajo donde Constructora San José levanta las columnas de grava para un viaducto de 370 metros. / DANIEL MORA
Zona de trabajo donde Constructora San José levanta las columnas de grava para un viaducto de 370 metros. / DANIEL MORA

Los desbroces limpian el 85% de la traza y arranca la ejecución de columnas en Somonte. «Ahora es fundamental impulsar la estación», solicita Asetra

RAMÓN MUÑIZ GIJÓN.

«La falta de suelo industrial ahuyenta a las grandes empresas». «García dice que la falta de suelo obliga a marcharse a las empresas». «La falta de suelo industrial ya lastra el aterrizaje de empresas: Seur no encuentra espacio para crecer». Lo que antecede son titulares extraídos de la prensa riojana, alicantina y malagueña, de los últimos meses, y que retratan un temor que en la Asturias anterior a la crisis se instaló, también a base de declaraciones y quejas. Aquello llevó al Principado a impulsar nuevos polígonos, siempre bajo la misma fórmula. Una sociedad impulsada desde la administración pedía créditos, urbanizaba, y confiaba en devolver los fondos con la venta de parcelas. La desaceleración siguiente y el desplome del mercado logístico e inmobiliario acabaron por poner contra las cuerdas la tesorería de aquellas sociedades, Sogepsa y la ZALIA básicamente.

La historia es conocida pero empieza a cambiar. Tras años de atonía, algo se mueve. De enero a septiembre son 126 las parcelas asturianas que cambiaron de mano, según datos del Ministerio de Fomento. Es un 5% más que el curso anterior. El paso es pequeño para un país donde esas transacciones crecieron un 17%, o donde León despunta al 35%, pero lo previsible es que si esas tasas de actividad se mantienen acabarán contagiando a la región.

El Principado empieza a tomar posiciones para sacar partido a sus parcelas. A través de Sogepsa, acaba de licitar la urbanización de la primera fase del polígono de Bobes (Siero), cinco años después de que el primer contratista abandonara el tajo. Para desbloquear el proyecto, aplica una fórmula original. Quiere que le terminen 527.164 metros cuadrados de parcelas y como forma de pago está dispuesto a entregar hasta el 22% de ellos al constructor.

En Gijón, la Consejería de Infraestructuras también avanza para solventar una de las principales debilidades del polígono de la ZALIA: su falta de accesos, cinco años después de terminados los trabajos de urbanización. El encargo lo confió a la Constructora San José, mediante contrato formalizado el 4 de agosto y en virtud del cual van ya casi cinco meses de trabajos. El adjudicatario acaba de alcanzar los primeros 500.000 euros de obra certificada, según detalla la consejería.

La arqueología, sin sorpresas

Las primeras labores consistieron en despejar y desbrozar la traza de 3,7 kilómetros, un trabajo que ya está terminado en un 85% del espacio. Cumpliendo los permisos ambientales, han comenzado las prospecciones arqueológicas previas, sin encontrar elementos novedosos.

Los operarios se concentran ahora en la ejecución de las columnas de grava en la explanada contigua al viaducto de la 'Y' en Somonte. Si se cumple el calendario, a mediados del año que viene en este punto los conductores avanzarán a un máximo de 80 kilómetros por hora sobre un viaducto curvo compuesto de 370 metros de longitud. El tablero se apoyará en nueve pilas de hasta 65 metros de altura gracias a las que salvará la depresión que genera el río Pinzales, la vía de Feve y la carretera AS-326. Se trata de la estructura de mayor tamaño de toda la infraestructura.

Constructora San José está pendiente de que pasen las semanas de lluvias para iniciar el movimiento de tierras, faena que, junto a las cimentaciones y levantamiento de pilas harán más visibles las obras para los cerca de mil vehículos diarios que frecuentan la AS-326. Con el acceso terminado, el desdoblamiento de la AS-19 que ejecuta el Ministerio de Fomento, y la ZALIA con las primeras naves, la expectativa es que el nuevo vial de calzada simple alcance las 8.000 circulaciones diarias.

La inversión ejecutada ronda el 4% del contrato, lo que sugiere que en los próximos meses, si no hay restricciones presupuestarias, se pisará el acelerador. Es en lo que confía la patronal del transporte Asetra, dueña de la primera parcela del polígono. «El acceso se ha desbloqueado y avanza, pero no al ritmo que nos gustaría», aprecia su presidente, Ovidio de la Roza. El representante del sector se felicita de que «haya ya peticiones firmes de parcelas, aunque por ahora sin concretar». Aprovechando ese viento a favor, considera que «ahora es fundamental impulsar la estación intermodal de la ZALIA para que en tres o cuatro años crezca la actividad de forma exponencial».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos