Comamsa entrega al 'banco malo' el aparcamiento y un tercio de los locales del Centro Cívico de Oviedo

Comamsa entrega al 'banco malo' el aparcamiento y un tercio de los locales del Centro Cívico de Oviedo
Entrada al aparcamiento del Centro Cívico, que a partir del 1 de junio estará limitado solamente a los pocos propietarios que compraron plaza. / ALEX PIÑA

El estacionamiento dejará de ser público a partir del 1 de junio, pero el cambio no afectará a la gestión del centro comercial

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

El 'banco malo' -la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria, Sareb- es el nuevo propietario mayoritario del Centro Cívico Comercial y de su aparcamiento anexo. Según confirmaron fuentes próximas a la operación, la promotora de ambos, Comamsa (Miguel Ángel Menéndez del Fueyo), dejó caer en mora los préstamos ligados a la operación hace meses. Su financiera, Caja Astur -hoy Liberbank- ejecutó las hipotecas y decidió, como con otros activos inmobiliarios, su traspaso a la entidad encargada de gestionar la indigestión de ladrillo en la que se metieron los bancos en la década pasada.

La decisión y el traspaso se produjeron hace meses, según las mismas fuentes, pero Comamsa siguió mantenimiento la gestión en precario del aparcamiento y sus 400 plazas. Ayer un cartel colocado en los accesos al estacionamiento, anunció a los clientes en rotación y a quienes tienen una plaza en alquiler el fin del servicio a partir del día 1 de junio. El uso del estacionamiento quedará limitado a los pocos propietarios que compraron en su día plazas vinculadas a algunos de los locales del centro comercial. «Será solo para propietarios», confirmaron fuentes conocedoras del proceso.

En el mismo, la Sareb también ha adquirid los locales comerciales y oficinas que aún eran propiedad de la sociedad de Miguel Ángel Menéndez del Fueyo y que suman alrededor del 30% de la superficie del conjunto, unos 6.300 metros de los 21.300 que tiene este pequeño centro comercial, el segundo que hubo en la ciudad tras el de Salesas. El cambio de propiedad de los locales, confirmaron fuentes del mismo, no afectará a la gestión del equipamiento que funciona en régimen de multipropiedad.

Futuro

Otra cosa será el aparcamiento. A partir del 1 de junio, el centro de la ciudad perderá alrededor de 300 plazas de estacionamiento público. Fuentes conocedoras de la situación explicaron que Comamsa, que venía manteniendo la gestión en precario del aparcamiento, decidió poner fin a esta situación ante la tardanza de la Sareb en definir el futuro del mismo.

La Sareb, creada para absorber los préstamos fallidos y los activos inmobiliarios en manos de los bancos rescatados, paga, con un descuento, a las entidades financieras por aquellas operaciones y trata después de venderlas o rentabilizarlas. No parece, con el centro comercial Los Prados semivacío o el Calatrava agonizando, buen momento para colocar locales comerciales o 400 plazas de aparcamiento, pero el Centro Cívico ofrece otras posibilidades. En la última revisión del PGOU, el Ayuntamiento autorizó la ampliación del mismo en altura con el objetivo oficial de permitir la instalación de salas cinematográficas, otro negocio en horas bajas, a cambio de autorizar el uso comercial de los bajos de los edificios del entorno, otro negocio que hasta ahora no ha funcionado.

Inaugurado en 1993

El Centro Cívico Comercial fue inaugurado en 1993, dentro de los terrenos reservados para equipamiento y usos comerciales del polígono de Llamaquique. Los mismos que dieron lugar al Palacio de Justicia y al Edificio Administrativo de Servicios Múltiples del Principado. Promovido por Comamsa, tuvo un buen comienzo seguido de años de decadencia, un nuevo renacer a principios de los 2000 y una nueva caída tras la crisis. Se trata de un centro atípico, con apenas 21.300 metros cuadrados distribuidos en tres plantas comerciales, y cuyo principal locomotora es el supermercado que ocupa la mayor parte de la planta inferior, en un barrio escaso de oferta de distribución.

El centro se completa con una planta superior destinada a oficinas, con la mitad de sus locales ocupados. Debajo de todas, se encuentra el aparcamiento, hasta ahora de uso público, y a partir del 1 de junio y hasta que la Sareb decida su futuro solo para los propietarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos