El Comercio

Los tiempos de la investidura

vídeo

Mariano Rajoy. / Juan Carlos Hidalgo (Efe) I Atlas

  • El calendario político de octubre viene determinado por las reuniones orgánicas del PSOE, que de optar por la abstención favorecería que Rajoy fuese reelegido la última semana del mes

La cuenta atrás alerta de que restan 23 días para que concluya el plazo de llegar a un acuerdo y formar gobierno. El 31 de octubre, exactamente dos meses después de la primera votación de investidura, en la que Mariano Rajoy no logró la confianza del Congreso, el reloj se detendrá y entonces las Cortes quedarán disueltas. Desde el fracaso del presidente del PP no ha habido ni contactos para negociar ni amagos de pactos en un escenario endiablado. Todo deberá resolverse, por lo tanto, en cuestión de tres semanas y el calendario vendrá determinado, en buena parte, por los tiempos del PSOE.

Los socialistas se encuentran inmersos en un proceso de viraje del "no es no" de su exsecretario general, Pedro Sánchez, a la abstención que podría despejar el camino de Rajoy hacia la Moncloa. Antes, sin embargo, deberán celebrar varias reuniones orgánicas determinantes para la resolución final en un octubre plagado de fechas señaladas.

Consejo de Política Federal, el antiguo Comité Territorial. A lo largo de esta semana, los barones del PSOE serán citados a un encuentro en el que el presidente de la gestora, Javier Fernández, sondeará la postura de los líderes autonómicos sobre si procede mantener el rechazo a la investidura del candidato del PP o si es preferible facilitar la elección de Rajoy para evitar unas terceras elecciones.

Primarias del PSC. Tras el encuentro de los líderes territoriales, el próximo sábado 15 de octubre los socialistas catalanes celebrarán sus primarias para elegir a la nueva ejecutiva del partido. El actual primer secretario, Miquel Iceta, ya ha dejado claro que su formación está alineada con el 'no' que sostuvo Pedro Sánchez a la investidura de Rajoy y que romperá, por lo tanto, la disciplina de voto en el Congreso si el PSOE cambia el rumbo.

Comité Federal. Aún no hay fecha para este cónclave decisivo en el que los socialistas debatirán y votarán si acceden o no al desbloqueo político en la sesión de investidura con una "abstención técnica" que no iría acompañada de ningún compromiso de gobernabilidad. Esta cita suele convocarse habitualmente en sábado, pero nada impide que se fije cualquier otro día de la semana. Dado que el 15 está comprometido por las primarias del PSC, habría margen para celebrarlo a partir del domingo 16 de octubre.     

Audiencias con el Rey. Si los socialistas decidieran abstenerse, el siguiente paso se daría en Zarzuela. Felipe VI, antes de designar candidato, comprobaría en una ronda de contactos los apoyos con los que cuenta esta vez Mariano Rajoy para culminar con éxito la investidura. En ese marco, Ciudadanos y Coalición Canaria trasladarían al Monarca su intención de respaldar la elección del presidente, y el PSOE comunicaría su voluntad de abstenerse en la segunda votación, en la que se precisa tan sólo mayoría simple.

Reforma de la ley electoral. La semana en la que el PSOE deberá resolver y Felipe VI mover ficha, el Congreso tramitará la proposición de ley del PP para remediar que, en caso de que se frustre el proceso, las elecciones coincidan con el día de Navidad. Después de que Rajoy decidiera someterse por primera vez a las Cortes el 30 de agosto, los plazos señalan que unos nuevos comicios tendrían lugar el 25 de diciembre. Con esta iniciativa, que recorta además la campaña una semana, las urnas se abrirían el día 18.

Investidura. Si se van agotando todos los tiempos y no se acelera ningún trámite intermedio, llegaríamos a la última semana de octubre, momento de celebrar la segunda sesión investidura de Rajoy. La primera jornada del debate podría establecerse, como viene siendo habitual, en martes, y de ser así las dos votaciones necesarias a falta de mayoría absoluta se producirían el 25 y el 28 de octubre. Pero en ningún sitio está escrito que el pleno deba arrancar ese día de la semana.

De hecho, de adelantarse mínimamente, el jefe del Ejecutivo, ya electo, contaría con algo más de margen para asistir a la cumbre iberoamericana del 28 y 29 de octubre en Cartagena de Indias, y el Rey podría firmar el decreto de nombramiento antes de viajar a Colombia para participar en el mismo encuentro.