El Comercio

Los puertos españoles, ruta de regreso 'a casa' de los terroristas del Daesh

Vista general del Puerto de Valencia.
Vista general del Puerto de Valencia. / Kai Försterling (Efe)
  • Un informe avisa de la vuelta de yihadistas a Europa a través de Alicante, Almería y Valencia tras las derrotas del Estado Islámico

Las continuas derrotas en los campos de batalla del Daesh en Siria e Irak pueden provocar un regreso masivo de combatientes a Europa en breve y los puertos peninsulares españoles están llamados a ser unas de las principales vías de vuelta de estos terroristas al viejo continente. Así lo advierte el último informe de la Asesoría de Inteligencia y Consultoría de Seguridad de (AICS), la principal organización española dedicada a la monitorización de los yihadistas, sobre la “evolución de la amenaza” del auto denominado Califato.

“España es entendida por la organización terrorista como un importante componente logístico y de recursos humanos”, explica AICS en un informe fechado este mismo lunes, que subraya que el Estado Islámico considera a España el principal “puente” entre “el norte de África y Europa Central”.

“Para aquellos que regresan de las zonas de crisis de Oriente Medio, el territorio español puede convertirse (y se convertirá) en una vía bien alternativa, bien principal, de alcanzar sus países de residencia más allá de los Pirineos”, apunta el informe de inteligencia al que ha tenido acceso este periódico.

AICS descarta que la entrada principal a España de los yihadistas retornados y ‘derrotados’ vaya a ser Ceuta o Melilla, como pudiera pensarse en un primer momento por la facilidad de acceso terrestre. “Se considera que es mucho más probable la elección de puertos españoles menos saturados en términos de paso habitual desde el norte de África, para utilizar otros en los que la presión policial pueda ser menor. A este respecto destacan los de Alicante, Almería y Valencia”, destacan los especialistas antiterroristas.

A esos tres puertos, los denominados ‘foreign fighters’ arribarían procedentes de puertos marroquíes. AICS apunta directamente como puntos de embarque Tánger Med (el nuevo puerto comercial de la ciudad), Tánger o Nador. “También se valora como altamente probable el uso de los argelinos de Argel, Mostaganem u Orán”, apunta el documento de inteligencia.

Según los cálculos de las diferentes fuerzas de seguridad, cerca de 4.000 residentes europeos habría pasado en los tres últimos años por las filas del Estado Islámico. De ellos, cerca de 1.200 habría retornado al viejo continente, antes de que comenzaran los reveses militares de las hordas de Abu Bakr al-Baghdadi. Unos 160 residentes en España se habría integrado en los últimos años en las filas del Daesh y grupos satélites.

Amenaza moderada

Más allá del paso de yihadistas retornados por España, AICS considera que la amenaza de atentados en territorio nacional, “a corto y medio plazo” no es elevada. “En general, España no es enemigo frontal ni de Estado Islámico ni de sus afiliados. No obstante, esta generalización es importante matizarla con el fin de no provocar conclusiones erróneas”. “La posibilidad de una acción hostil en territorio español se considera poco probable a medio plazo”, aunque siempre con matices, apunta el documento de AICS.

“Para la organización terrorista islamista, gran parte del territorio español es visto como la parte del Gran Califato que en su momento fue (época de los Omeyas), lo que le confiere una doble vertiente de territorio a conquistar y al mismo tiempo a proteger. Por contrapartida, la gran concentración de diásporas musulmanas ha favorecido la penetración de elementos radicales que, si bien mantienen la visión de España como al-Andalus, podrían buscar reivindicar esa involución histórica con alguna acción hostil”, avisa el asesoría de seguridad.

“En este sentido, las operaciones llevadas a cabo por las Fuerzas de Seguridad han demostrado la existencia de elementos radicales que básicamente desarrollan labores de señalamiento, aproximación y selección de voluntarios, y propaganda”, señala AICS, que recuerda, en línea con recientes informes del Ministerio del Interior, que la “actividad islamista radical” está concentrada principalmente en Cataluña,” particularmente en ciudades dormitorio circundantes a Barcelona; y seguida de Valencia y “algunas localidades costeras del sur como puntos secundarios” y Madrid.

“No obstante, se ha detectado una presencia, mínima pero destacable, de potenciales elementos radicales en la Comunidad Autónoma del País Vasco y de Navarra”, concluye AICS.