El Comercio

Sánchez mima al SOMA con la promesa de un mayor apoyo a las cuencas

  • El secretario general promete una transición energética «justa» que rescatará a las comarcas mineras del «abandono» del Gobierno del PP

En la victoria de Pedro Sánchez en las primarias en Asturias tuvo mucho que ver el papel desempeñado por el SOMA-Fitag-UGT. El sindicato minero y su secretario general, José Luis Alperi, se volcaron en apoyo de la candidatura del secretario general y el resultado fue que en las cuencas Sánchez cosechó un éxito avasallador. En ese contexto encaja el guiño que ayer hizo Sánchez a la delegación asturiana, y en particular al SOMA, con la promesa de que habrá un apoyo a las comarcas del carbón frente al «abandono» del Gobierno del PP.

El carbón tuvo un protagonismo relevante en el congreso del PSOE. Fue objeto de un vivo debate que derivó en la inclusión en la ponencia de un compromiso con el mineral autóctono y con la reactivación y reindustrialización de las cuencas. Todo ello en el marco de una transición hacia un modelo energético más limpio a la que en el acto de ayer se refirió Sánchez.

El secretario general habló de que esa transición será «justa» con aquellos territorios como las cuencas e intentará paliar el «abandono» al que han sido sometidas por el Ejecutivo de Mariano Rajoy. Una alusión que fue jaleada desde los escaños en los que se sentaba la nutrida delegación asturiana y los 150 militantes y simpatizantes que, a bordo de tres autobuses, se habían desplazado desde el Principado por la mañana. Sánchez, además, hizo otros guiños al Principado y sus intereses al defender la necesidad de reindustrializar el país y de potenciar sectores que atraviesan una situación delicada, como el agroganadero.

Una transición hacia un modelo energético más ecológico que habrá de pilotar precisamente un asturiano, Hugo Morán, recuperado para la causa socialista después de haber asumido responsabilidades similares en las ejecutivas de José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba.

«Justo y participativo»

En un primer análisis, Morán, exalcalde de un concejo minero, Lena, habló de una transición energética que no se circunscribe a una comunidad ni a un país sino que tiene un alcance internacional. Y señaló que debe tratarse de un proceso «justo y participativo» que no haga de los territorios mineros «los perdedores» del mismo. En esa doctrina socialista encaja, entre otras cosas, la apuesta por el consumo del mineral nacional como fuente de respaldo de las renovables y también por el impulso de las tecnologías de carbón 'limpio' que aseguren un futuro a la actividad extractiva.

Al carbón también aludió la tercera asturiana en la ejecutiva, María Luisa Carcedo, a los mandos de la secretaría de Sanidad y Consumo. Carcedo hizo suyo un «compromiso claro» con las cuencas después de años de políticas del PP que, dicen los socialistas, han acelerado su declive. Preguntada por el futuro que afronta este nuevo PSOE, Carcedo, persona de la máxima confianza de Pedro Sánchez, detecta un partido «renovado» que, «enraizado con la sociedad a través de la militancia», tratará de aportar respuestas a las exigencias de la ciudadanía.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate