Desarrollo Rural amplía la vigilancia de la polilla de la patata a otros cuatro concejos

La consejera de Desarrollo Rural, María Jesús Álvarez, con José Antonio Ferrera, director general de Montes. /
La consejera de Desarrollo Rural, María Jesús Álvarez, con José Antonio Ferrera, director general de Montes.

Los productores de Tapia de Casariego, Coaña, El Franco y Villayón deberán inscribirse en el registro de Sanidad Vegetal para poder sembrar tubérculos

DAVID SUÁREZ FUENTE

El Principado publicó ayer la resolución transitoria de actuaciones para paliar la plaga de la 'Tecia solanivora', conocida como polilla guatemalteca de la patata, que está presente en siete concejos del occidente asturiano: San Tirso de Abres, Vegadeo y Castropol, los tres más afectados, así como Taramundi, Navia, Valdés y Cudillero, donde la presencia de la polilla es menor. Además, se establece como zona de especial vigilancia los concejos de Tapia de Casariego, El Franco, Coaña y Villayón, lo que supone que los productores de estos municipios, tanto profesionales como de autoconsumo, deberán inscribir sus cosechas de patatas para poder tener vigilada la plantación.

La consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, María Jesús Álvarez, explicó que se han incluido estos cuatro municipios como zona de especial vigilancia ya que «es evidente que en ese territorio es posible que pueda encontrarse presencia de la plaga». Por ese motivo, además, la consejería repartirá trampas para controlar los cultivos.

La resolución transitoria publicada ayer recoge medidas que estarán presentes hasta que el Gobierno de España apruebe el Programa Nacional de Control y Erradicación de esta plaga, previsiblemente antes de dos meses. El Principado desaconseja la siembra en los siete municipios afectados y obliga a los agricultores a notificar de manera inmediata la presencia de la polilla. Además, las plantaciones deberán estar registradas en los servicios de Sanidad Vegetal. En caso de que se detecte la presencia de polilla en tubérculos, tanto en almacenes como en cultivos, se procederá a la inmediata eliminación controlada de las patatas, bien sea en concejos afectados por la plaga o no. A los ayuntamientos les corresponde, según dicta la resolución, controlar y vigilar la procedencia de los tubérculos en los mercados locales.