Fallece Laudelino García, primer alcalde de la democracia en Morcín

Amigos y vecinos dieron el pésame a la familia en el tanatorio de Los Arenales, en Oviedo. / P. LORENZANA
Amigos y vecinos dieron el pésame a la familia en el tanatorio de Los Arenales, en Oviedo. / P. LORENZANA

Regidor socialista entre 1979 y 1987, dejó la política activa para dedicar más tiempo a Casintra, la cooperativa de transporte de la que fue presidente

ALEJANDRO FUENTE MORCÍN.

Laudelino García Suárez, primer alcalde de Morcín en la democracia (entre los años 1979 y 1987), murió anteayer, domingo, a los 76 años en Oviedo tras una larga enfermedad. Su pérdida dejó una honda pena en la agrupación municipal socialista y, durante el día de ayer, fueron numerosos compañeros, amigos y vecinos de La Piñera quienes quisieron trasladar su pésame a la familia en el tanatorio ovetense de Los Arenales. Uno de los primeros en expresar sus condolencias fue el regidor del concejo entre los años 2004 y 2017, el también socialista Jesús Álvarez Barbao, quien tuvo emotivas palabras de recuerdo.

De él destacó «la gran responsabilidad» de ser cabeza de lista por el PSOE en las primeras elecciones municipales tras el franquismo. Tras ser elegido, tomó el bastón de mando el 19 de abril de 1979. Quienes mejor lo conocieron alabaron sus aciertos, «pues cuatro años más tarde, en las elecciones de 1983, el PSOE logró la mayoría absoluta con siete concejales».

«Hizo una gran gestión en el municipio y la ciudadanía así lo entendió, ya que pasó de cuatro ediles en su primer mandato a siete (de un total de once) en sus segundos comicios», afirmó Barbao, quien subrayó su proximidad con sus vecinos. «Era muy cercano, todo un paisano de pueblo». Pero también remarcó sus logros en el Consistorio. Así, rememoró el trabajo que desempeñó para articular las vías de conexión internas entre los pueblos y para construir una escollera en Argame que impidiese las constantes inundaciones en esta población, junto al Caudal.

Luto oficial

Después, «dejó activa porque no podía compaginarla con su trabajo, ya que estuvo muchos años al frente de Casintra», una de las principales cooperativas del transporte por carretera en la región. «Consideraba que no podía dedicar el tiempo que precisaban sus vecinos», apuntaba el exregidor Jesús Álvarez Barbao.

Precisamente, desde este grupo empresarial, Casintra, se envió ayer un mensaje de condolencia «por el fallecimiento del que fuera nuestro cuarto presidente durante el mandato 1977-1988». La escueta nota se despide con un «descanse en paz».

Sus compañeros de partido apuntaban ayer que «Laudelino no eligió un día cualquiera para irse. Parece que quiso esperar al día en que la Segunda República cumplía 88 años y así darnos un motivo más para que lo recordemos».

Por su parte, desde el Ayuntamiento de Morcín, el equipo de gobierno quiso transmitir un mensaje de condolencias del equipo de gobierno, de Izquierda Unida. «Es pésame a sus familiares que se hace extensivo a todos aquellos que valoramos el trabajo de un hombre afable y de buen talante, unas cualidades muy importantes en un momento histórico que fue delicado», expresó el actual alcalde del concejo, Maximino García 'Mino', quien conocía a Laudelino García desde que era un niño. «Como testimonio del dolor del pueblo», apuntaban desde el Consistorio, se emitió una resolución por la que se declaró luto oficial desde ayer hasta hoy. En este transcurso de tiempo, las banderas de todas las instalaciones municipales ondean a media asta en señal de respeto.

Su despedida está prevista hoy, a las 12.15 horas, en la capilla del Tanatorio Los Arenales en Oviedo. Se oficiará un rito exequial de despedida de cuerpo presente. Con posterioridad, sus restos mortales serán incinerados. Deja esposa, Prudencia Estébanez; cinco hijos, Eugenio, María Isabel, Amelia, Eloy y Gemma, y ocho nietos.