Nabos para «disfrutar de Asturias»

Carlos Sobera es distinguido como Cofrade de Honor por Pepe Sariego, Cofrade Mayor de Los Nabos de La Foz de Morcín. / FOTOS: J. M. PARDO
Carlos Sobera es distinguido como Cofrade de Honor por Pepe Sariego, Cofrade Mayor de Los Nabos de La Foz de Morcín. / FOTOS: J. M. PARDO

Carlos Sobera, Sergio Sauca, Emilia Fernández, Almudena Alberca, Manolo García Linares y Víctor Mallada fueron los distinguidos| La Foz de Morcín celebró su XV Gran Capítulo de la Cofradía Amigos de los Nabos

MARTA VARELA LA FOZ DE MORCÍN.

Al grito de «¡besa el nabu!», ayer bajó en seis ocasiones una formidable pieza de esta nutritiva hortaliza en La Foz de Morcín, eje central de un verde altar colocado en la iglesia de La Foz. Una vez besada por cada uno de los seis nombres propuestos para ser nuevos cofrades estos pasaron a formar parte de la Cofradía Amigos de Los Nabos.

Una ceremonia dividida entre la emoción de contar entre los aspirantes con dos personajes ilustres de del concejo, la guisandera Emilia Fernández y el empresario Víctor Mallada, y la sonrisa que sacó a todos los presentes un entregado aspirante conocido por todos, el popular presentador de televisión Carlos Sobera. Completaron el elenco de ilustres cofrades el artista asturiano Manolo García Linares, la enóloga zamorana Almudena Alberca y el periodista deportivo Sergio Sauca.

Todos besaron el 'nabu' morciniego y se comprometieron a incluir entre sus labores la promoción de este manjar económico allá donde vayan, como se dicta desde la cofradía a la que ya pertenecen.

Un nabo que en la cocina «esta muy desaprovechado, y que solo tendemos a ofrecer en esta época del año. Tenemos que aprovecharlo mucho más», apuntaba la guisandera morciniega afincada en Oviedo Emilia Fernández. Una oferta gastronómica que para la prestigiosa enóloga Almudena Alberca tiene en el vino un gran compañero de viaje. «Estando en esta tierra nada podría maridar mejor con unos nabos que uno de los exquisitos vinos que se producen en Cangas. Dependiendo de la forma de prepararlo podemos potenciar y rescatar sus variedades», matizó.

En un terreno menos gastronómico pero más cercano a lo publicitario se contó con la presencia del polifacético Carlos Sobera, que derrochó amabilidad y simpatía con todos los presentes. Imprimiendo una buena dosis de alegría a una ceremonia de por sí atractiva. Sobera remarcó que «los nabos son impresionantes, y si juntamos la bondad del día con la de los nabos nos queda el 'nabo-día', que es la manera más nueva de disfrutar de esta parte de Asturias». En el ámbito más deportivo, el periodista Sergio Sauca presumió de conocer la «superfamosísima ceremonia del nabo». Además, recordó que «entre todos los Cofrades de Honor me honra acordarme de don Vicente del Bosque, que nos llevó a la gloria y estoy encantado de parecerme en algo a él, en besar el nabo».

Y desde el corazón morciniego, un gran empresario que siempre ha presumido de concejo, Víctor Mallada, que se mostró muy emocionado por lo que considera «un honor de mis vecinos, conscientes de que todos provenimos de él. Antes no había patatas y gracias a los nabos se fueron forjando generaciones».

Referente gastronómico

La cofradía morciniega está reconocida como uno de los grandes referentes gastronómicos europeos. Y así lo atestiguaron ayer representantes de 36 cofradías llegadas de Portugal, España y Francia. Superando todas las expectativas tras la intensa mañana, más de doscientas personas pasaron a dar cuenta del gran menú morciniego, donde el pote de nabos, marinado con vino de Cangas de Narcea, fue el gran protagonista.

A buen seguro que ni los invitados ni los amigos de la cofradía hubiesen puesto un pero a la prueba de cualquiera de las recetas que se presentaron al VI Concurso 'Los Nabos na cocina', celebrado en las instalaciones de la escuela de cocina de Aller, con una final a la que acudieron cinco de sus alumnos. El tercer premio recayó en Santos Velasco por 'Pote de nabos entre Morcín y Pekín'. La segunda clasificada fue Sofía Iglesias con sus 'Nabos al curri', y el primer premio fue para la creación de Javier Casado, 'Pote de nabos marinero'. Por su parte, Verónica Lorenzo recibió una mención especial por su plato 'Vieiras de pan de cristal con nabos y gelatina de langostinos'.