«A la 'velutina' no la incluimos en el balance de visitantes»

Félix Baragaño, presidente de laCámara de Comercio de Gijón. :: JOSÉ RAMÓN NAVARRO/
Félix Baragaño, presidente de laCámara de Comercio de Gijón. :: JOSÉ RAMÓN NAVARRO

Félix Baragaño, presidente de la Cámara de Comercio de Gijón

CHELO TUYA

Alas diez de esta noche, la 62 edición de la Feria Internacional de Muestras de Asturias (Fidma) será historia. Pero no hace falta esperar hasta ese momento. Solo con ver la sonrisa cuasi tatuada de su presidente ya se sabe que, además de superar los 700.000 visitantes, los expositores han hecho caja. Tanta que a Félix Baragaño (Gijón, 1959), presidente de la Cámara, no le quita el sueño ni la 'velutina'.

-Toca hacer balance.

-Una vez más, es tremendamente positivo. Tenemos lista de espera y ha desaparecido esa idea de que 'la Feria es lo de siempre'. Los pabellones son los mismos, de acuerdo, pero el contenido es radicalmente distinto. Con gran esfuerzo de imaginación y creatividad de las empresas.

-¿Superaremos los 700.000?

-Sin ninguna duda.

-¿Incluyen en el cómputo a la 'vespa velutina'?

-(Carcajadas) No (no puede seguir de la risa). A la 'velutina' no la incluimos en el balance de visitantes.

-¿Prevé alguna protección especial en la 63? No vaya a ser que impidan otra conmemoración.

-Mi primer contacto con la 'velutina' fue en una charla sobre ella en la Feria de San Antonio. Al final, la hemos tenido aquí.

-En ese encuentro pionero de las tres cámaras con la Fade, ¿cuánto pesó poder entrar gratis a la Feria?

-No pesó en absoluto. Siempre tenemos la deferencia de dar un pase a las juntas. Ha sido un orgullo ese encuentro al que asistimos más de 70 personas. La gente valoró la unidad de las instituciones empresariales. Siempre se habla de enfrentamiento. Yo nunca los tuve ni los viví.

-Ejem, ¿los malos los medios?

-No (sonríe). Lo que quiero decir es que quizás ahora escenificamos más que hay buena relación.

-La presencia de Fade este año ha sido extraordinaria. Pocos días habrá faltado Berlarmino Feito.

-Estoy encantado de que así haya sido. Como a lo largo de estos días hay multitud de encuentros empresariales, entiendo que si ha estado es porque los ha considerado interesante. Y se lo agradezco mucho.

-¿Han escenificado la unión porque la transición energética es un camino a ninguna parte?

-La transición energética es algo necesario. Todos confiamos en que cuanto más renovables sean nuestras fuentes de energía, mejor. Pero tenemos que ser realistas: las renovables dependen de agentes climatológicos. Es imposible prescindir de una serie de energías que llamamos de base. Ahora, las energías de gas, los ciclos combinados, están parados. Lo lógico es que vayan poco a poco sustituyendo al carbón.

-Descarbornización rima con 'encabronización'...

-Los transportistas nos han dicho: «Desde El Musel suministramos a siete centrales térmicas. Si de esas siete cada dos años cierra una el sector se iría adaptando perfectamente a la nueva situación». Creo que si las cosas se hacen de forma razonable se puede hacer la adaptación perfectamente. El Musel va a ver mermados sus tráficos de carbón, pero nadie duda de que como alternativa se pondrá la regasificadora. No tiene por qué afectar ni a la cuenta de resultados ni al empleo. Se debe hacer, pero de forma sosegada. Sin crear una crisis artificial.

-Dos semanas abierta de 11 a 22 horas y un día, el 14, cinco visitas institucionales. ¿Ampliamos la Feria?

-(Risas) Nosotros intentamos repartirlos, pero a veces no puedes.

-Abrieron una hora antes para la de IU. ¿En la 63 ampliará el horario?

-(Carcajadas) No, el horario se mantiene, pero tenemos flexibilidad. Intento saludarlos a todos. Como estamos conectados permanentemente, me escapo de un acto a otro.

-¿No hay choque de comitivas?

-No, está todo muy organizado. Además, la Feria es de todos y vienen con la voluntad de disfrutar del día.

-El 'alcalde' de la Feria, Álvaro Muñiz, suena para alcalde de Gijón. El presidente de la Feria, usted, ¿puede sonar para candidato a la Presidencia del Principado?

-Radicalmente no.

-Esto queda en la hemeroteca.

-(Carcajadas) No me tienta la política en absoluto.

-La Feria va de Álvaro (Muñiz) en Álvaro (Alonso) y tira porque le toca.

-(Carcajadas) Lógicamente, hay una coincidencia en nombres. Como Álvaro Muñiz ha hecho público, cumple 65 años en noviembre y quiere jubilarse. Yo voy a hacer un esfuerzo para que, dentro de su autonomía, busquemos la manera de que siga siendo nuestro consejero. Perder la experiencia y la valía de Álvaro sería ridículo y poco inteligente.

-¿Álvaro Alonso ya sabe que se le acabó descansar en agosto?

-Lo sabe... Siempre está.

-En la 63, ¿ministro, ministra, avispa?

-Cuando empecé había habido años sin apenas presencia del Gobierno central. En los últimos, hubo un gran apoyo. En la 61, extraordinario, con la tercera autoridad del país, Ana Pastor, y el ministro de Fomento. Este año, pese a que el Gobierno cambió tan rápido, enseguida tuvimos confirmación. Tenemos que agradecer mucho la implicación de la delegada del Gobierno, Delia Alonso.

-¿Se imagina que en 2019 viene Álvaro Muñiz de alcalde?

-Me consta por él y por Ciudadanos que no ha habido ninguna propuesta. Creo que Álvaro tiene capacidad y condiciones para hacer lo que quiera. Si tiene ilusión por dar el paso a la política mi apoyo lo va a tener. Otra cosa es que, luego, en su plan de vida él quiera descansar.

-La única que creyó esa historia de que va a hacer el Camino de Santiago ha sido su mujer, que le ha regalado una guía.

-Es que mi mujer trabaja en Ibermutuamur y habían hecho una guía fantástica, incluso adaptada a personas con discapacidad.

-¿Mensaje subliminal?

-(Risas). No hay mensaje oculto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos