Castrillón elabora un plan para atrapar a los cinco jabatos de Salinas

Los cinco jabatos campan a sus anchas por la céntrica calle de Luis Treillard. / LVA
Los cinco jabatos campan a sus anchas por la céntrica calle de Luis Treillard. / LVA

La alcaldesa rechaza abatirlos con flechas, no aclara qué haría con ellos una vez apresados y afirma que la decisión compete al Principado

J. F. GALÁNAVILÉS.

Los jabalíes siguen campando a sus anchas por Salinas mientras los vecinos esperan una solución que no acaba de llegar. Ayer por la mañana se dieron un paseo por Luis Treillard, una de las principales calles de la localidad. «Te los puedes encontrar en cualquier parte, de día o de noche, y la verdad, un poco de miedo sí que dan. Aunque todavía sean pequeños y aparenten ser mansos crecerán, y los jabalíes son animales salvajes que pueden resultar muy peligrosos, especialmente los machos. Algo habría que hacer antes de que embistan a alguien», reflexionaba ayer una mujer que paseaba con dos niños de corta edad.

Como ya es habitual también se dejaron ver en el parque de La Deva, su nuevo hábitat para disgusto de la mayoría de los habituales de la zona. Por contra, otros ven en los jabalíes un foco de distracción. Les hacen fotos y vídeos que luego comparten en las redes sociales, incluso hay quienes ignorando el peligro los alimenta, acción que contribuye a que se sientan aún más cómodos en un lugar que dista mucho de ser un espacio natural.

Son cinco ejemplares jóvenes, cinco jabatos, presumiblemente hermanos, que vagan solos por Salinas. Están desorientados. Su madre, a la que hasta hace poco seguían, ha desaparecido, y todo indica a que se trataría del ejemplar que hace dos días fue hallado muerto en una finca privada del entorno de Raíces Viejo.

Cal y paja

Una vez localizado por la Policía Local se avisó a una empresa especializada para que procediera a retirar el cadáver y trasladarlo a Cogersa. La sorpresa saltó cuando al personarse en el lugar indicado los operarios no encontraron ni rastro del animal. Apareció ayer en las proximidades cubierto de cal y de paja, y sus restos ya están en las instalaciones del referido consorcio. A partir de ahí todo son especulaciones. Algunas apuntan a que habría sido abatido de un disparo y otros que días atrás oyeron tiros.

El Ayuntamiento asegura que la decisión de qué hacer con los jabalíes de Salinas corresponde al Principado, sin que hasta la fecha haya hecho público cómo atajará el problema. Algunas voces piden que sean abatidos y otras que se les capture vivos para liberarlos posteriormente en un lugar adecuado, opción que un reciente estudio de la Universidad de Oviedo remitido al Ayuntamiento desaconseja. Afirma que por muy lejos que se les lleve acabarían regresando al punto de partida y que por el camino podrían provocar accidentes de tráfico.

Influido por la presión que ejercen algunos colectivos protectores de animales, el Ayuntamiento también ha descartado la posibilidad de abatirlos con arcos y flechas, como se hace en otros lugares, como por ejemplo en Oviedo. Se decanta por capturarlos, sin desvelar qué haría a continuación con ellos. «En última instancia quizá habría que practicarles la eutanasia sin que sufriesen, pero la decisión corresponde a la consejería», insiste la alcaldesa, Yasmina Triguero.

El concejal de Medio Ambiente, Iván López, asegura por su parte que se ha puesto en contacto con numerosos santuarios de animales de otras comunidades y que ninguno acepta jabalíes. Mientras, el Partido Animalista ha iniciado una campaña de recogida de firmas bajo el lema 'Salvemos a los cinco jabatos de las zonas urbanas sin matarlos'.