Cinco detenidos y tres investigados en una operación antidroga en el occidente

Parte de la marihuana intervenida en la 'operación Green'. / G. C.

La Guardia Civil practicó registros en tres domicilios de Valdés, Tapia y Navia e intervino 1.500 plantas de marihuana, hachís, armas, munición y dinero

ANDREA ARRUÑADALUARCA (VALDÉS).

Cinco personas detenidas y tres investigadas. Es el resultado de la 'operación Green' puesta en marcha las últimas semanas por la Guardia Civil contra la elaboración, cultivo, tenencia y tráfico de drogas en el occidente asturiano. En la misma los agentes se incautaron de 1.500 plantas de marihuana, hachís, metadona, armas, munición, dispositivos electrónicos, espráis de autodefensa, dinero en metálico y equipamiento utilizado para el cultivo de las plantas. Los registros, según explica la Benemérita en un comunicado se realizaron en tres domicilios ubicados en los concejos de Tapia de Casariego, Navia y Valdés.

El último tuvo lugar el lunes en una vivienda de Navia, donde los agentes localizaron más de 930 plantas de marihuana (502 en una plantación 'indoor' y otras 430 ya recolectadas, secas y listas para ser envasadas), además de un trozo de hachís de 11 gramos. La vivienda contaba con un amplio equipo para su cultivo (lámparas, extractores, ventiladores, abonos... ), básculas de precisión y una máquina envasadora. Como consecuencia de este registro, fue detenido un hombre de 46 años como supuesto autor de un delito de tráfico de drogas y otro de defraudación de fluido eléctrico, ya que los agentes del Instituto Armado observaron una manipulación en el suministro de electricidad.

En los últimos quince días se había procedido a otros registros domiciliarios. El primero de ellos en el tarde del día 18 de septiembre, cuando guardias civiles de Seguridad Ciudadana del Puesto de Luarca comenzaron a percatarse de movimientos sospechosos de un individuo en una vivienda que estaba siendo vigilada en el concejo de Valdés. Tras solicitar apoyo y proceder a su identificación, accedieron a la vivienda gracias a la autorización voluntaria de la madre y el hermano del sospechoso que, finalmente resultó arrestado. Se intervinieron 14 plantas de marihuana, una carabina de balines y diversa munición.

Enganchados a la red

El 23 de septiembre, agentes de Boal y Luarca detuvieron a una pareja tras registrar su casa en Tapia de Casariego, donde se incautaron de hachís y marihuana en distintas cantidades, básculas de precisión, diversos aparatos electrónicos, 500 cartuchos de munición y 2.250 euros en metálico, entre otros efectos. A los detenidos se les imputan delitos contra la salud pública, tenencia ilícita de armas y cultivo o elaboración de droga.

Dos días después, otra pareja de jóvenes fue detenida en Valdés acusada también de sendos delitos contra la salud pública y defraudación de fluido eléctrico. Según la Guardia Civil, las detenciones se produjeron después de que desde la Comandancia de Oviedo se tuviera conocimiento de una vivienda que podría estar siendo empleada para cultivar marihuana. Durante el registro domiciliario, constataron la existencia de un complejo sistema eléctrico, con una red de cables y enchufes, enganchados de manera ilegal a la corriente eléctrica. Los agentes se incautaron de más de 400 plantas, algunas de ellas con más de metro y medio de altura, y material para el cultivo, elaboración y distribución de la sustancia.