«Sois un regalo que llenará de aire fresco nuestra comunidad»

Los tres nuevos sacerdotes Emmanuel González, Allan Eduardo Cerdas y Ángel María Vilaboa, en primer plano, mientras ordenan a un diácono en la catedral de Oviedo. / MARIO ROJAS
Los tres nuevos sacerdotes Emmanuel González, Allan Eduardo Cerdas y Ángel María Vilaboa, en primer plano, mientras ordenan a un diácono en la catedral de Oviedo. / MARIO ROJAS

El arzobispo de Oviedo ordenó en la catedral a cinco diáconos y a los tres nuevos sacerdotes que ejercerán en Avilés, Luarca y Tineo

P. SUÁREZ OVIEDO.

La catedral de Oviedo lucía en la tarde de ayer llena a rebosar. El motivo no era otro que la ordenación de tres nuevos sacerdotes (el avilesino Ángel María Vilaboa y los costarricenses Allan Eduardo Cerdas y Emmanuel González) y otros cinco diáconos (Miguel Ángel Bueno, Michel Pablo Valverde, Diego Fernando Cruz, Hermes Osorio y Miguel Ángel Fernández) en una homilía presidida por Jesús Sanz Montes, arzobispo de Oviedo, y concelebrada por la mayor parte de los presbíteros de la Iglesia asturiana.

La celebración fue doble, ya que esta ordenación coincidió también con la festividad de Pentecostés, en la que los cristianos celebran la Venida del Espíritu Santo, que tuvo lugar, según la Biblia, el quincuagésimo día después de la Resurrección de Jesucristo. Por ello, la Iglesia dedica la semana del Pentecostés en honor al Espíritu Santo, pero también celebra la consagración de la Iglesia, cuyo principio lo marca esta epifanía.

Tras varias lecturas, entre ellas la de la primera carta del apóstol Santiago a los corintios, los cinco hermanos fueron elegidos para el orden de los diáconos por el arzobispo, abriendo paso a los tres ordenados presbíteros, a los que el obispo quiso dedicar unas palabras. «Hoy comienza una historia que será para vosotros un auténtico cofre de sorpresas. Pero esa sorpresa nunca os destruirá, sino que os servirá para no dormiros», les previno. Acto seguido, los nuevos sacerdotes, «ministros y servidores de una palabra de vida inmensa», procedieron a realizar sus promesas de respeto y obediencia al arzobispo y sus sucesores. «Sois un regalo del espíritu. Llenáis de aire fresco nuestra comunidad diocesana», les dijo Sanz Montes antes de que los ordenados realizasen la postración, una de las posturas más llamativas de la liturgia.

Más información

Estreno el fin de semana

Los tres nuevos presbísteros estrenarán su condición el próximo fin de semana. Vilaboa oficiará su primera misa el sábado en la iglesia de Santo Tomás de Cantorbery de Avilés, mientras Cerdas lo hará el domingo en la parroquia de San Pedro de Tineo. El mismo día lo hará también González Ortiz, aunque en la capilla del hospital-asilo de Luarca.