Seguridad Aérea abre una investigación por las averías de Iberia en dos vuelos a Asturias

El Airbus 321 que sufrió la avería el pasado 23 de mayo, estacionado en la plataforma asturiana. / E. C.
El Airbus 321 que sufrió la avería el pasado 23 de mayo, estacionado en la plataforma asturiana. / E. C.

Da curso a la denuncia de la Unión de Consumidores tras los fallos en los 'flaps' de dos Airbus 321 que tuvieron dificultades en el aterrizaje

CHELO TUYAGIJÓN.

«Esta agencia ha tomado conocimiento de los hechos descritos y está analizándolos según las especificaciones normativas de seguridad aérea». Los 'hechos descritos' por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea en su respuesta a la denuncia presentada por la Unión de Consumidores de Asturias son los fallos detectados en dos vuelos de Iberia hacia la región procedentes de Madrid y operados con el mismo modelo de aeronave: un Airbus 321.

Tal y como adelantó EL COMERCIO, el pasado 17 de mayo un avión de Iberia, un Airbus 321 procedente de Madrid, intentó la aproximación al aeropuerto de Asturias. Al hacerlo, el piloto descubrió que los 'flaps', el dispositivo que permite extender las alas para facilitar el frenado en el aterrizaje, no funcionaban. Tras varias vueltas sobre el mar para intentar solucionarlo, la decisión fue desviar el avión a Vitoria, donde el tamaño de la pista, 3,5 kilómetros, garantizaba un aterrizaje que los 2,2 kilómetros de la asturiana hacían complicado.

Menos de una semana después, el 23 de mayo, volvió a ocurrir lo mismo. O parecido. En esa ocasión el avión, de nuevo un Airbus 321 de Iberia, después de frustrar un intento de aterrizaje, dar tres vueltas sobre la 'rotonda' aérea sobre el mar para facilitar el tráfico aéreo y recibir desde la torre de control las condiciones meteorológicas de Santiago y Vitoria, decidió tomar tierra en Asturias. Lo hizo, según términos aeronáuticos, ejecutando una «maniobra dura». Se trata, aclararon las mismas fuentes, de una técnica que consiste en «ayudar a que el avión, que por la avería de los 'flaps' aterriza a una velocidad más elevada, deje de tener sustentación». Lo hace «mediante spoilers, un dispositivo que reduce la fuerza de los motores», con lo que logra que se desplome a baja altitud sobre la pista para «poder, así, aplicar los frenos en toda su efectividad».

La falta de vuelos internacionales lastra al aeropuerto que pierde un 2,2% de pasaje

Indemnización a los viajeros

Dacio Alonso, presidente de la Unión de Consumidores de Asturias, confía que tras la respuesta «llegue la investigación» y recuerda que, además, los pasajeros afectados por el vuelo desviado a Vitoria «tienen derecho a una indemnización de 250 euros». En su respuesta, AESA explica que los pasajeros deben dirigirse, en primer término a la compañía aérea, «cuando esta haya rechazado la petición del pasajero es cuando puede presentar la reclamación ante AESA».

Una respuesta de la agencia estatal que llega el mismo día en que AENA hizo públicas las estadísticas del tráfico de viajeros correspondientes a junio y al primer semestre. Dicen las cuentas oficiales que el aeropuerto de Asturias es el que peores resultados ha obtenido de todos los del norte. Su crecimiento en junio se limitó a un 0,4%, al llegar a 136.301 pasajeros, mientras que el cierre del semestre queda en negativo, con un descenso del 2,2% del volumen de viajeros, que se quedó en 647.957.

Sigue sufriendo la terminal regional la falta de vuelos internacionales. Sus conexiones con Londres (solo con el aeropuerto de Gatwick) Venecia y Múnich, así como los chárter, solo sumaron 7.770 usuarios, muy por debajo de los 19.495 billetes vendidos en las conexiones del año pasado que sumaban a las citadas las de París, Lisboa, así como las rutas con los aeropuertos británicos de Heathrow y Stansted.

El crecimiento de un 15% en el corredor madrileño, tras la llegada en marzo de Air Europa para competir con Iberia, no compensa la caída de casi el 40% del pasaje internacional.