El Ecce-Homo a la luz de las velas

Los feligreses procesionan desde la Capilla de la Soleda portando velas. / FOTOS: IMANOL RIMADA
Los feligreses procesionan desde la Capilla de la Soleda portando velas. / FOTOS: IMANOL RIMADA

La cofradía, con 750 socios, espera acercarse a futuras generaciones para que la tradición se mantenga viva en el tiempo | Los fieles no fallan a la procesión nocturna de bajada del Cristo desde La Soledad hasta la iglesia de Santa María de Noreña

M. RIVERONOREÑA.

La procesión nocturna de bajada del Cristo del Ecce-Homo, desde la ermita de La Soledad hasta la iglesia de Santa María de Noreña, arropado por las velas de los noreñenses, dio inicio ayer a las fiestas del mismo nombre. La lluvia, que los minutos previos llenó de paraguas las inmediaciones de la capilla dio tregua a los devotos, que procesionaron junto al Cristo por cientos.

El secretario de la Cofradía del Ecce-Homo en Noreña, Joaquín Alonso, se mostró en los minutos previos contento con la afluencia de feligreses: «Desde 2005, que cambiamos la disposición del evento, ha ido a más», expresó. La procesión nocturna y su ambiente «recogido» es la parte favorita del cofrade, que confiesa que le parece «la más guapa» de las dos que se celebran durante las festividades noreñenses.

La cofradía cuenta actualmente con unos 750 socios, un centenar de ellos infantiles, sin embargo su secretario teme por el futuro de la tradición ya que la juventud «no se involucran tanto» y la directiva «tenemos una edad», admitió. Aun así es optimista y pretende «por lo menos intentar» acercarse a las nuevas generaciones.

Como todos los años, una treintena de costaleros portaron la talla de 1953 adquirida tras arder las tres anteriores. «El que no se encarga de llevar la imagen hace otra cosa, cada uno tiene su labor», indicó.

La imagen volverá a su lugar habitual el domingo 15, a las 12 del mediodía. Hoy, a las 20 horas, comenzará la novena en la iglesia. La eucaristía estará predicada por Fermín Riaño Menéndez, misionero durante tres décadas en Tailandia. Y el lunes 16, tras la vuelta del santo a la Capilla de la Soledad se ofrecerá una misa en recuerdo de los fallecidos durante el año (11.30 horas).