Dos hermanos de Bimenes pagarán 13.000 euros por abusar de una mujer

Los dos acusados a la salida del juzgado. / PABLO LORENZANA
Los dos acusados a la salida del juzgado. / PABLO LORENZANA

Los hechos sucedieron en 2015, cuando la víctima atendía a la madre discapacitada de los acusados en su domicilio

MARCOS GUTIÉRREZ OVIEDO.

Dos hermanos de Bimenes aceptaron pagar 6.600 euros cada uno a la mujer que cuidaba a su madre, discapacitada, por un delito de abuso sexual continuado en el domicilio familiar. Tras alcanzar un acuerdo las partes se conmutado la pena de prisión por el pago de una multa y libertad vigilada durante tres años. Se sustituye la pena de cárcel por el pago de 3.600 euros de multa a la que se suma una indemnización de 3.000 euros cada uno a la víctima.

La vista oral, que no llegó a celebrarse por el acuerdo entre los letrados, estaba prevista para ayer a las 9.30 horas de la mañana en el Juzgado de lo Penal número 1 de Oviedo. El Ministerio Fiscal expuso en su escrito que, en el mes de febrero de 2015, la mujer comenzó a trabajar como interna en un domicilio de Bimenes, atendiendo a otra mujer discapacitada, cuya tutela detenta el Principado de Asturias. Su horario de entrada era de 20 horas del domingo a 11 del sábado.

Antecedentes
La víctima comenzó a trabajar en 2015 en un domicilio de Bimenes, cuidando de una mujer discapacitada.
Los hechos
La cuidadora asegura que los dos hijos de la mujer a la que atendía le realizaron tocamientos y comentarios de índole sexual en varias ocasiones.
Penas
Los acusados aceptaron pagar 6.600 euros cada uno a la mujer que cuidó a su madre.

El primer acusado, hijo de la mujer discapacitada, residía fuera de Asturias pero acudía a ver a su madre unas veces el fin de semana y, en otras ocasiones, de lunes a viernes. Aprovechando las ocasiones que coincidía con la cuidadora en la vivienda, entre julio y diciembre de 2015, con un propósito sexual comenzó a seguirla y a no separarse de ella, de acuerdo con el relato del Ministerio Público.

Así, cuando la víctima de los se encontraba cocinando o salía a la terraza, el acusado le realizaba tocamientos. La entonces cuidadora le recriminaba tales conductas pero el acusado hacía caso omiso, a la vez que le invitaba a tener relaciones sexuales con él y le profería expresiones del tipo «eres un imán para mí».

Similar comportamiento fue el que tuvo otro de los hijos de la mujer, quien, desde diciembre de 2016 hasta abril de 2017, desarrolló las mismas conductas libidinosas que su hermano aprovechando las ocasiones en que se encontraba con la mujer a solas en la vivienda. Así, en diversas ocasiones le realizó tocamientos y en otras, con la excusa de encuentros casuales por la casa, provocaba roces con la mujer.

Esta también le recriminaba tales actos, pero el segundo acusado también hacía caso omiso y le preguntaba «si no sentía ninguna atracción al tocarle». El 31 de marzo de 2017 la mujer solicitó cita en la fundación gestora de las tutelas del Principado para poner en su conocimiento los hechos.

La Fiscalía consideraba que los hechos eran constitutivos de dos delitos continuados de abuso sexual y solicitaba que se condenara a cada acusado a dos años y un día de prisión, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, abono de las costas procesales, libertad vigilada durante tres años, que consistirá en el sometimiento a programas de educación sexual, y el abono de una indemnización a la víctima de 3.000 euros cada uno.

Temas

Bimenes