La lluvia anega la recién remodelada cocina de la Residencia Mixta de Gijón

La lluvia anega la recién remodelada cocina de la Residencia Mixta de Gijón
Las operarias, a oscuras, en el área de lavado del comedor. / E. C.

Técnicos del ERA revisaron la instalación durante la mañana de ayer, mientras la plantilla afirma trabajar «sin luz y sobre el suelo encharcado»

CHELO TUYA GIJÓN.

El 13 de octubre de 2017, la mesa de contratación constituida por Establecimientos Residenciales para Ancianos (ERA), el organismo del que depende la red geriátrica pública asturiana, adjudicó las obras de adecuación de la cocina, comedores y espacios auxiliares de la Residencia Mixta de Pumarín. Optó por la oferta firmada por Proforma Ejecución de Obras y Restauraciones S. L. Lo hizo porque ofreció hacer los trabajos por 556.100 euros (cifra a la que hay que sumar el 21% del IVA). Las obras concluyeron ya, pero el espacio remodelado amaneció anegado el sábado.

«Y así siguió el domingo y el lunes. No fue hasta la mañana de ayer cuando llegaron unos técnicos del ERA a ver qué estaba pasando», explicó Nicanor González, integrante del comité de empresa de la Residencia Mixta por la Corriente Sindical de Izquierda (CSI), además de delegado de Prevención de Riesgos. «Estamos valorando pedir la suspensión del servicio, porque la plantilla está trabajando en una situación inadmisible. Andan con linternas, porque se ha ido la luz, sufren cortes de electricidad cada poco y pisan todo el día sobre suelos encharcados».

La cocina de la residencia pública, la mayor de la región, está ubicada en la segunda planta del macroedificio de Pumarín, «pero bajo una gran terraza». Ese espacio de ocio es el causante, entiende González, «de los problemas de humedades. Siempre las hubo y ya las denunciamos antes de la obra. Ahora, con los trabajos acabados y con casi 800.000 euros gastados, estamos igual que antes. Con goteras cada vez que llueve».

El Principado adoptará medidas

La situación, explicó González, no ha llegado a afectar a los residentes. «La plantilla es profesional y se está dando el servicio en tiempo y forma. Pero, no es de recibo que tenga que trabajar a oscuras y con goteras que caen sobre la instalación eléctrica», insistió.

La Consejería de Servicios y Derechos Sociales aseguró ayer a EL COMERCIO que las goteras detectadas en la cocina recién reformada, «están asociadas a la lluvia de estos días». Afirmó que «esta mañana (por ayer) fueron técnicos del ERA a revisarlo para adoptar las medidas que sean necesarias».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos