El Marcelo Gago se renueva

Las escaleras 'tuneadas' del colegio. / OMAR ANTUÑA
Las escaleras 'tuneadas' del colegio. / OMAR ANTUÑA

Enfoca su proyecto educativo hacia la tecnología, la mejora de la expresión oral e incorpora un 'aula abierta' para alumnos con trastornos del autismo | Estrena un nuevo espacio inspirado en Google en una apuesta por la creatividad

C. DEL RÍOAVILÉS.

El nuevo curso escolar comienza con novedades de calado en el colegio público Marcelo Gago, que ha decidido inspirarse en la filosofía Google para reorientar su proyecto educativo a partir de este curso 2019/2020, empezando por nuevos espacios físicos luminosos, coloridos y desenfadados en los que el alumnado pueda jugar, pensar y desarrollar su creatividad. Pero este ejemplo es casi la anécdota de una serie de cambios asumidos con entusiasmo por los profesores y celebrados por las familias, que estos días se pertrechan con los manuales educativos en el banco de libros.

No se trata de cambiar nada, sino de «ajustar» una línea de trabajo a un mercado de trabajo global y una sociedad 4.0 que debe contar no solo con jóvenes preparados y formados sino con ciudadanos con todo lo que etimológicamente significa esta palabra. De hecho, una de las tres patas de esta forma de trabajo será el trabajo de las emociones, que ya cuenta en la decoración del centro con permanentes recordatorios. Sin ir más lejos, cada peldaño de las escaleras recoge un mensaje o frase motivadora que cada estudiante leerá a diario.

El primer tramo desemboca, precisamente, en un rellano reconvertido en sala abierta para pensar y disfrutar. Unos cuantos pufs de diversos colores y un sofá invitan a un «aprendizaje creativo» y también a la tertulia y el coloquio, enlazando con el segundo de los objetivos: la expresión oral y la oratoria.

A partir de este curso los estudiantes de primaria deberán realizar una exposición oral trimestral del tema que elijan. El primer trimestre 'ensayarán' delante de sus propios compañeros, pero ya en el segundo el auditorio lo conformarán las familias reunidas para la ocasión en el salón de actos. Las intervenciones se grabarán y se subirán a YouTube. De nuevo, el entorno condiciona el aprendizaje. YouTube, redes sociales, internet. Nada es nuevo, pero todo va a ir a más. Con esa perspectiva, el Marcelo Gago ultima estos días la llamada 'aula del futuro', equipada con ordenadores e impresora 3D, el tercero de los pilares.

Además, el colegio estrena un 'aula abierta' para niños con trastorno del espectro autista. El adjetivo 'abierta' alude a su carácter de transitoriedad porque el objetivo es que un maestro de Pedagogía Terapéutica, otro de Audición y Lenguaje y un auxiliar educador trabajen las habilidades que necesiten los cuatro estudiantes que comenzarán en ella y se puedan incorporar en algunas asignaturas con el resto de compañeros. «Queremos un 'cole' lo más ameno posible y convivir con la diversidad», resume el director del centro, Javier Sarasola.