Ciclismo

«Voy a la Vuelta con más confianza tras la experiencia del año pasado»

«Voy a la Vuelta con más confianza tras la experiencia del año pasado»
Iván Cortina, con una de sus bicicletas, minutos antes de salir a entrenarse en Gijón. / ARNALDO GARCÍA

«Hay cinco o seis días al esprint que debería aprovechar, aunque mi sueño sería ganar una etapa asturiana, la que se me negó el año pasado»

JOSÉ LUIS CALLEJA GIJÓN.

Iván García Cortina (Gijón, 1995) afronta con muchas ganas e ilusión su segunda Vuelta a España desde el próximo día 25 en Málaga. El único ciclista asturiano en la presente edición, cuya misión será ayudar a Nibali y los Izaguirre, cree que llega en un momento óptimo y ve sus opciones de triunfo en las etapas que se disputen al esprint. No obstante, su sueño es ganar una de las que discurrirán por Asturias, que califica de muy difíciles, sobre todo tras quedarse a las puertas de la victoria en El Muro el año pasado. El corredor forjado en Las Mestas acaba de renovar por dos temporadas con el Bahrain Merida.

-¿Cómo afronta su segunda Vuelta a España?

-Con mucha mayor confianza porque cuento con la experiencia de haberla disputado el año pasado y, además, creo que la he preparado bastante bien con un buen trabajo en altura. La prueba es que en las últimas carreras que hice, salvo la del europeo, me encontré a un nivel óptimo y, tras este domingo en Hamburgo, espero llegar a tope.

-La primera ronda española la hizo con solo 21 años en 2017, siendo el asturiano más joven en disputarla, y casi alza los brazos en la llegada a Gijón. Querrá sacarse la espina en esta ocasión...

-Me quedó marcado ese día, en el que se me escapó el triunfo por muy poco ante mi familia y amigos en casa. Claro que me gustaría ganar una etapa para quitarme ese peso de encima, pero tengo que probarme en el esprint y tratar de meterme en la fuga como el día de Gijón.

-¿Cuál será en teoría su misión fundamental dentro del equipo?

-Trabajar para los Izaguirre y Nibali, si es que finalmente viene por unos problemas que tuvo en la espalda. Creo estará, según me comentaron en el equipo. Pero también tendré libertad si se me presenta la oportunidad de disputar una victoria en una etapa que me venga bien.

-¿Qué la parece el recorrido de la carrera?

-Hay cinco o seis días en los que se va a llegar a al esprint. Tengo que tratar de aprovecharlos como sea, aunque hay otros con montaña muy interesantes, sin olvidar esas jornadas en las que puede haber una emboscada en el pelotón para colarme en una escapada que se plante en meta.

-¿Dónde cree que se podrá decidir?

-La clasificación general se va a decidir con toda probabilidad en la última semana de carrera. Mucha gente va perder o ganar la Vuelta en la dura etapa de Andorra, que estuve viendo hace poco, por lo que habrá que estar preparado de cara a llegar a esos días finales.

-¿Le ha echado el ojo a alguna etapa en concreto?

-Tengo que analizar el profundidad más el recorrido con el libro en la mano porque, al margen de las que se disputarán al esprint, me gustan las de Asturias. Pero son tremendamente complicadas, aunque motivantes por estar en casa.

-¿Asturias volverá ser juez de la ronda o, al ser aún en la segunda semana, no será tan importante?

-En mi opinión, para el vencedor, no, pero, para una selección importante de quienes pueden ganarla, seguro. Les Praeres, los Lagos de Covadonga y también la crono que habrá en Torrelavega van a hacer una criba importante de cara al tramo final en el que se decidirá todo.

-De los tres días que pasará la ronda por el Principado, ¿cuál cree que será más atractivo o en el que se ve con más posibilidades?

-Les Praeres va a ser muy interesante porque es un trazado nuevo y muchos se van querer estrenar, aunque la entrada es peligrosa con tres orquillas. Estuve dos veces y la conozco de ir incluso en BTT alguna vez. No hay descanso y los últimos 300 metros son mortales. También los Lagos es para cualquier ciclista un gran reto, pues se considera una cota mítica del ciclismo mundial y todos quieren ganar. Además se sube El Fito antes y eso animará la carrera y a los aficionados.

-Y vuelve a pasar la Vuelta tras salir de Candás por el alto de La Madera, donde el año pasado se fugó y luego casi gana en El Muro. ¿Será un buen momento para meterse en la escapa del día?

-Por supuesto. Si se da la oportunidad y cuaja ahí la fuga del día, sería genial, porque es un terreno que conozco muy bien al entrenar casi todas las semanas desde el invierno. El recuerdo del año pasado es imborrable para mí y, si las buenas sensaciones acompañan, sería un buen momento para atacar.

-La etapa de los Lagos la ganó en 2010 Carlos Barredo, otro corredor forjado en Las Mestas. ¿Le motiva ese recuerdo?

-Carlos ha sido un referente para mí y me encantaría ganar esa etapa como lo hizo él. Pero no me viene muy bien por mi peso y porque es una subida muy larga. Aunque, si tengo ocasión, me lanzaría a por la victoria.

-Se le ha visto con muchas ganas durante la primera parte del año. ¿En la Vuelta puede llegar ese triunfo que tanto ansía?

-Ojalá lo consiga porque llevo esperando todo el año para estar otra vez en una carrera de tanto prestigio y que todo ciclista quiere disputar. Lo intenté en las clásicas, como en Flandes y en otras pruebas del calendario, pero la Vuelta para mí tiene algo especial.

-¿A quiénes ve como principales favoritos en esta edición?

-Si viene Froome, será el gran favorito, porque va a controlar la carrera con el Sky. Pero también tienen opciones Nibali, los hermanos Izaguirre, el holandés Kelderman, los colombianos Durán y López, el australiano Richi Porte y el británico Simon Yates, además de Aru, Quintana y el ecuatoriano Carapaz.

-¿Cómo está el asunto de su renovación en el Bahrain Merida?

-Teóricamente tengo firmada una temporada más después de estas dos, en las que creo que he cumplido en el equipo, pero será seguramente seguiré otra más a la espera de que se renueven los contratos con los principales patrocinadores, algo que se da por hecho.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos