Paz Sánchez: «Lo mejor de este año fue la remontada ante el Oviedo Moderno»

Paz Sánchez: «Lo mejor de este año fue la remontada ante el Oviedo Moderno»
La jugadora de futbol Paz Sanchez de la Selección Asturiana Femenina. / DANIEL MORA

La jugadora se mantiene firme en su convicción de hacer carrera en el ámbito futbolístico

Elena S. Herrero
ELENA S. HERRERO

«Un día llegué a casa con la noticia de que me había apuntado a un equipo de fútbol en el colegio». Desde entonces y hasta ahora la jugadora del Real Sporting B, Paz Sánchez, se mantiene firme en su convicción de hacer carrera en el ámbito futbolístico. «Nada me detiene, quiero llegar a ser una de las grandes».

Con tan solo seis años comenzó a pegar patadas al balón. «Mis padres quedaron muy sorprendidos con mi decisión porque mi pasión por este deporte surgió repente», confiesa la joven de 14 años. Y así sin pensarlo ha llegado a convertirse en la capitana tanto de su equipo como de la Selección Femenina asturiana sub -16. Un honor que ha alcanzado a base de mucho trabajo e ilusión. Sánchez entrena tres días a la semana con el Real Sporting B y uno con la selección. «Es un no parar», reconoce. Pero a ella no le importa, le sobran talento y ganas. Pero si hay algo que le gusta de este deporte es el día a día con sus compañeras.

Su responsabilidad es la de atacar y defender. Lateral o central, no importa donde le toque, ya que ella se define como «una jugadora con mucha valentía». Cualidad que ha ayudado a su equipo a posicionarse en el primer puesto de la tabla. No obstante, no se confía, sigue de cerca a su mayor contrincante: el Oviedo Moderno B. «El reto que tenemos esta temporada es acabar la liga en primera posición», cuenta. Para ello, deben repetir, como mínimo, el «glorioso empate» ante este equipo. «Lo mejor de este año fue la remontada que hicimos en el partido de la primera vuelta. Perdíamos 3 a 0 y en los últimos diez minutos remontamos hasta el empate», declara. Toda una hazaña.

Laia Aleixandri, central del Atlético de Madrid, es una de sus jugadoras favoritas y se ha convertido en su modelo a seguir. «Ella juega en Primera División y yo aspiro a llegar también a la máxima categoría», explica Sánchez. Su sueño es seguir dando toques al balón ya sea como jugadora o entrenadora. Y aunque es consciente de que es muy difícil vivir de este deporte, no se rinde. Para ello propone «una mayor visibilidad del fútbol femenino», ya que cree que ésto les ayudaría a equipararse a los chicos. «Sé que nos queda mucho camino por recorrer, pero cada vez hay más chicas jugando. Esto debería darnos qué pensar ¿no?», sentencia.