LaLiga sigue creciendo y supera los 4.000 millones de ingresos

Javier Tebas, presidente de LaLiga./Paco Campos (EFE)
Javier Tebas, presidente de LaLiga. / Paco Campos (EFE)

Alcanza los mayores registros de la competición en su historia tras crecer un 20,6% y ya sólo deben 71 millones a Hacienda

RICARDO CASTAÑEDAMadrid

LaLiga sigue al alza según el último Informe Económico-Financiero del fútbol profesional español, correspondiente a la última temporada concluida (2017-2018), presentado por Javier Gómez (director general de la patronal) y José Guerra (director de operaciones corporativo de la entidad), y que destaca que los clubes españoles de la competición profesional registraron unos ingresos de 4.479 millones, lo que supone un crecimiento del 20,6% respecto a la temporada anterior.

Esta es «la mayor variación positiva anual lograda en los últimos años» -Javier Tebas desde que llegó a la presidencia en 2013- que se produce tras varios ejercicios en los que se venía creciendo ininterrumpidamente a una tasa de dos dígitos y en los que, además, nos situamos en el punto intermedio del trienio audiovisual del mercado nacional (y, por extensión, sin que concurran saltos de nivel o discontinuidades). Ya el pasado año ya logró que no hubiera denuncias por impagos a jugadores, dejó la reducción de la deuda con Hacienda a 96 millones y pasó a la Bundesliga en ingresos.

El resultado bruto de explotación (EBITDA) de LaLiga ascendió a 945 millones (+20,7%), el resultado de explotación (EBIT) se situó en 325 millones (+11,4%) y el resultado neto del ejercicio alcanzó 189 millones (+6,7%). LaLiga considera que son «unos resultados sólidos, positivos y crecientes a todos los niveles. La temporada 2017-18 es, según LaLiga, sorprendente por la irrupción en escena de dos nuevos motores de crecimiento de LaLiga: los ingresos comerciales y los ingresos por traspasos, que han robado protagonismo como impulsores del crecimiento anual a los ingresos por retransmisión».

Más atractivos para patrocinadores

En el caso de los ingresos comerciales (sin incluir la facturación procedente de la publicidad), el incremento anual alcanzó el 34,1%, hasta situar la facturación en 838 millones, lo que es indicativo de que los clubes españoles están convirtiéndose en unos soportes cada vez más atractivos para los patrocinadores. Por su parte, los ingresos derivados del traspaso de jugadores, el incremento anual del 104,3% permitió duplicar en un solo año la facturación por este concepto, con un sobresaliente registro de 1.018 millones, lo que es sintomático de la gran capacidad de creación de valor deportivo que tienen los clubes y SADs españoles.

No obstante, la facturación audiovisual que recibieron los clubes consiguió rebasar la cota de los 1.500 millones por vez primera y volverá a recuperar su protagonismo a partir de la temporada 2019-20, como consecuencia del nuevo ciclo audiovisual negociado del mercado nacional y de los acuerdos internacionales suscritos.

La institución destaca que «estos resultados han sido logrados coincidiendo con un incremento de los gastos de explotación (OPEX) y en un momento de alta intensidad inversora (CAPEX). Los OPEX (3.169 millones) experimentaron un aumento del 18,7% en 2017-18, especialmente impulsados por los incrementos de gastos en plantilla deportiva, que suponen un esfuerzo en talento y una potencial fuente de ingresos para LaLiga a medio plazo, tanto por la rotación -traspaso- de jugadores en sí misma, como por el aumento del potencial deportivo y del atractivo general de la competición. El CAPEX bruto en infraestructura y jugadores (1.341 M) hizo lo propio a una tasa anual del 11,8%».

Menos deuda y proyectos RSC

Además, la deuda con la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) y las Haciendas Forales (País Vasco y Navarra) sigue reduciéndose de forma sistemática. En un período de seis años se ha reducido a casi la décima parte. En particular, esta deuda ha experimentado una variación de prácticamente el -87%, entre junio de 2013 y junio de 2018. «Con Hacienda la reducción ha sido muy grande. La deuda neta de los clubes, más allá de la de Hacienda específicamente, es de 878 millones de euros. El pasivo total neto se va a casi 3.000 millones. En 2013 los clubes debían 650 millones, en diciembre de 2013 debían 83 millones, en junio estará en 71 millones y en 2020 creemos que estará en 48», recordó Javier Gómez.

La deuda existente con ambos organismos se encuentra en la actualidad respaldada por aplazamientos y acuerdos con la AEAT y las Haciendas Forales. A cierre de la temporada, todos los vencimientos de estos aplazamientos y acuerdos singulares se encuentran atendidos en su totalidad. Se estima que en la temporada 2019-20 quedará pendiente una deuda residual con la AEAT por un importe no superior a 48 millones, que será aquella que se encuentre en su mayoría incluida como deuda -subordinada en los concursos de acreedores- y que se irá pagando conforme se haya establecido en los acuerdos de acreedores de los respectivos procesos.

Hay que destacar que LaLiga destina a proyectos de responsabilidad social corporativa (RSC) alrededor del 2% de su cifra de negocio, un importe significativamente superior al de la mayoría de las empresas e industrias del entorno. Esto permite desarrollar iniciativas pioneras, mencionadas en el Informe, que nos ilusionan y estimulan, y de las que nos sentimos especialmente orgullosos.

Además, los clubs de LaLiga crean una industria del fútbol profesional que genera un impacto en la actividad económica equivalente al 1,37% del PIB nacional y emplea de forma directa o indirecta a cerca de 185.000 personas (el 0,98% de la población media empleada en España en el último año). A eso hay que añadir los más de 4.000 millones de euros con los que contribuye en impuestos a las arcas del Estado.

Quinta marca en España

Por esta evolución de los clubes, Javier Gómez quiso recordar que «LaLiga ya es, entre otras cosas, la quinta marca más relevante en España (la primera es Zara y la segunda NH). Hemos pesado de la etapa de reparar deuda a la de pensar en el crecimiento. Se invierte mucho en infraestructuras y al mismo tiempo se reduce la deuda. En definitiva hay beneficios entre lo que se invierte en fichajes y lo que se ingresa, se reduce la deuda, se destina el dinero a infraestructuras y, además, hay accionistas que ponen dinero. Todo eso ha hecho mejorar la caja de los clubes en 377 millones de euros. Eso es lo que está pasando. En resumen el negocio cada vez está mejor repartido y el mix de facturación está equilibrado. También hay mejora de la capacidad competitiva con un incremento de gastos e inversiones, hay un círculo virtuoso de crecimiento del negocio, mayor aprovechamiento de los recursos y eficiencia general, sólido reforzamiento de la estructura patrimonial y reducción de la deuda».