Julio García, el imbatible haltera asturiano

El mierense, con su última medalla./
El mierense, con su última medalla.

El levantador mierense logra un nuevo Mundial tras realizar sesenta repeticiones con un peso de 100 kilos

ÁLVARO FERNÁNDEZ

Lo ha vuelto a hacer. Dedicado en cuerpo y alma a su deporte, la ambición que demuestra este deportista mierense le ha llevado, de nuevo, a lo más alto. Porque Julio García no se detiene. No hay dificultad que le frene. Ni mucho menos que le detenga. La última prueba de ello tuvo lugar la semana pasada en la localidad alicantina de Alfaz del Pi. Porque allí, entre la élite nacional, este asturiano firmó un nuevo récord durante la celebración del Campeonato del Mundo de fuerza resistencia de press banca.

El haltera del Principado, de 53 años de edad, alcanzó las sesenta repeticiones con un peso de cien kilogramos. Un logro al alcance de muy pocos. Concretamente, en la cita alicantina, solo lo consiguieron realizar dos competidores de los sesenta que tomaron parte en la competición. Uno de ellos, un levantador más joven, que a la postre se convirtió en el vencedor absoluto de la competición, y el propio Julio García, cuya especialidad es la alzada a máximo peso.

Para llevar a cabo este ejercicio basado en la repetición, el levantador se tumba en un banco boca arriba y levanta verticalmente y por encima del pecho la barra hasta que los codos están prácticamente extendidos. Este movimiento lo acompaña con la inspiración. Una vez realizado, es el momento de expirar y comenzar a realizar el descenso de la barra de una forma suave y controlada hasta volver a la posición inicial.

Juan Moles y su mujer Gemma

Para esta cita mundialista, el campeón mierense contó con la asistencia como entrenador de Juan Moles, que se desplazó desde Castellón, y de la presencia de su inseparable mujer Gemma. 

«La competición se desarrolló muy bien», confesaba Julio García. Y eso pese a una rotura en el pectoral que le mantuvo sin poder entrenarse durante treinta y tres días y que logró solucionar con un tratamiento personalizado en la Clínica Ordóñez. Esta circunstancia adversa hace que este nuevo trofeo para el palmarés deportivo del haltera del Principado cobre un mayor valor. «Tras dos meses y medio de entrenamiento, el hecho de conseguir sesenta repeticiones con un peso de cien kilogramos me hace muy feliz», indica el deportista.

Y es que, además, hace hincapié el mierense, «este Mundial no entraba en mis planes». Especialmente, porque Julio García, actualmente, tras participar el pasado mes de noviembre en el Mundial de Inglaterra, se ha fijado como objetivo continuar bajando de peso, tal y como los médicos le han recomendado. «Trato de comer lo más limpio posible, como digo yo», explica. «No mido las cantidades. Desayuno unos cereales, una tortilla de atún y zumo de naranja. A media mañana, pasta y atún. La comida también es muy similar. Después de entrenar un batido de proteína con glutamina, vitaminas... Lo que peor llevo son las cenas», reconoce el mundialista.

«Debía estar allí»

En la cita de Alfaz del Pi se quiso rendir homenaje al recientemente desaparecido Manuel Valbuena, campeón de más de 70 años. «Sentía que debía estar allí», apuntó Julio García, que, con este nuevo éxito, sumó un nuevo trofeo a sus veinticinco campeonatos de España, en diferentes modalidades, cuatro de Europa y seis del mundo. Además, actualmente, cuenta con siete récords del mundo actualizados de cuatro federaciones distintas tanto en Máster 2 como en Máster 3. Es decir de 45 a 49 años y de 50 a 54 años.

Con este extenso currículo deportivo, el haltera de Figaredo, aunque afincado en Oviedo desde hace muchos años, disfruta ahora «de las marcas más que de las victorias y los títulos», según comenta. «Para mí superarme cada día es un gran reto personal. No cabe duda que a todos nos gusta ganar y tener récords, pero puedo decir que la mayor competición es la vida, resume el deportista asturiano.