«Me parece razonable no presentarme a la reelección, es hora de dar el relevo»

José María Quirós, en una entrevista reciente en La Lupa./P. UCHA
José María Quirós, en una entrevista reciente en La Lupa. / P. UCHA

José María Quirós, presidente de Caja Rural de Asturias: «La creación de un sistema de protección institucional para 29 cajas del país es uno de los principales logros de cara al futuro»

ÓSCAR PANDIELLOGIJÓN.

Punto y final a una trayectoria de más de medio siglo. El actual presidente de Caja Rural de Asturias, José María Quirós, dará un paso a un lado en el seno de la entidad financiera tras 51 años de trabajo y dedicación en la misma. Su decisión será comunicada a los cooperativistas en la asamblea que se celebrará mañana y en la que presentarán los resultados del pasado ejercicio. Unos resultados que, según apunta con orgullo Quirós, demuestran el aguante y la capacidad de adaptación de la caja ante los años más difíciles de la reciente crisis económica.

-Decide no presentarse a la reelección tras ocho años al frente de Caja Rural de Asturias.

-No me presento a la reelección ya que sería para otro periodo de cinco años. Me parece razonable. Pienso que el tiempo pasa, llevo 51 años en la caja y si no hubiese un equipo que pudiese seguir adelante es que hubiese hecho las cosas muy mal. Pero como creo que hay un equipo sólido, la cosa seguirá adelante sin problema. Es hora de dar el relevo.

-¿Ya tienen decidido quién será su sustituto?

-Realmente hay un camino trazado, pero hasta que la asamblea no se reúna el jueves y el consejo no se constituya posteriormente el día 4 no se puede saber a ciencia cierta. Lo que sí está claro es que el camino que venimos preparando es el que contempla a Fernando Martínez en la presidencia y a Antonio Romero en la dirección general. Pero eso es algo que preparó el consejo actual y todavía no sabemos qué decidirá la asamblea y, por lo tanto, lo que dirá el nuevo consejo.

-¿Por qué se decantan por Fernando Martínez como apuesta personal del consejo?

-Lo valoramos desde el primer momento. Sin entrar en más detalles, tiene una experiencia grande en la profesión y una participación relevante en la construcción de la caja de hoy. Algo similar al candidato a director general, las mismas razones. Trayectoria y experiencia, es lo que llevó al consejo a marcar esta hoja de ruta.

-¿Le dejan buen sabor de boca estos años de gestión?

-Realmente en la Caja Rural pasé mi vida, ya que entré con 27 años, solo tres después de que se hubiese puesto en funcionamiento. A día de hoy pienso que la caja es una de las entidades financieras que tiene mayor solvencia, ya que genera un 24% de ratio de capital, y superó la crisis con todas sus dificultades. Pienso que tiene un futuro muy bueno. Se llegó a hacer una asociación de cajas que da la posibilidad de seguir compitiendo en el mercado con la digitalización y los nuevos competidores tecnológicos que entran en el sector. Pero esto es una obra conjunta de los consejos rectores y los distintos equipos que fueron marcando el paso de la compañía.

-¿Hasta qué punto es importante esta asociación de cajas?

-Se creó un sistema muy importante de protección institucional que sirve para dar soporte a 29 cajas del país. Se creó un fondo para poder atender dificultades transitorias que puedan afectar a cada entidad. Ese es uno de los principales logros de cara al futuro.

-Estos ocho años estuvieron marcados por la época más dura de la crisis. ¿Fue difícil mantener la caja a flote?

-El consejo actuó en este sentido solidariamente y contó con unos ejecutivos que fueron capaces de mantener el tipo y gobernar la nave. En ningún momento hubo riesgo de que la caja se viniese abajo. El estallido de la burbuja inmobiliaria fue menos agresivo para nosotros que para otras entidades ya que en las épocas de beneficios se crearon unas reservas importantes para hacer frente, precisamente, a desajustes como estos. En ningún momento hubo riesgo con la solvencia y la liquidez de la caja.

-El nuevo consejo rector tendrá varios retos importantes por delante.

-El reto será dirigir la caja en tiempos complicados, con bajos tipos de interés, con una regulación exigente y desmedida, porque tampoco se puede medir igual a una entidad grande que a una entidad pequeña y de carácter cooperativo. Todos los tiempos tienen retos en la profesión y en estos momentos también está la incertidumbres de los gobiernos.

-¿Sobrevivirá el modelo cooperativo?

-Este modelo de empresa tiene unas singularidades que hará que se sepa defender en cualquier momento. No dudo que tendrán dificultades, como todas las entidades de este tipo, pero se irán resolviendo como se ha hecho hasta ahora.