Los desahucios por impago de alquiler caen por primera vez en dos años

Manifestación Plataforma contra los Desahucios. /R. C.
Manifestación Plataforma contra los Desahucios. / R. C.

Estas intervenciones ya representan dos tercios de todas las que realiza la justicia tras el descenso de lanzamientos en las viviendas hipotecadas

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Los casos de desalojos forzados de viviendas alquiladas por impago del recibo mensual se han reducido en el segundo trimestre de 2019 por primera vez en los dos últimos años. Después de varios meses en los que la intervención judicial había acentuado los lanzamientos en inmuebles arrendados, entre marzo y abril se registraron 9.802 casos, lo que supone un 6,6% menos que en el mismo periodo del año pasado.

Se trata del primer descenso de este tipo de desalojos que contabiliza el informe del Consejo General del Poder Judicial desde el segundo trimestre de 2017, cuando los lanzamientos por alquiler cayeron apenas un 0,3%. Los desahucios de viviendas arrendadas han ido ocupando con el paso del tiempo el lugar que iban dejando las hipotecadas, al reflejar la imposibilidad de muchos inquilinos para hacer frente al abono de esas rentas mensuales, que han subido de forma exponencial en los últimos años.

El lanzamiento es el último paso judicial a la hora de desalojar una vivienda por impago (de alquiler o de la hipoteca), después de haber iniciado los correspondientes procedimientos de ejecución, cuando se constatan varias cuotas impagadas por parte de inquilino o titular del crédito, según corresponda.

Hasta ahora, el mayor número de lanzamientos de viviendas alquiladas se produjo en el segundo trimestre del año pasado, con casi 10.500 intervenciones judiciales. Aunque la recuperación económica se ha ido asentando, el impago de los alquileres no ha mejorado en los últimos años, en los que el número final de lanzamientos casi no ha descendido de los 35.000 como ocurrió en 2016, pero sí ha superado los 38.000 en 2018.

Esta realidad ha motivado que, ante la drástica reducción de los desalojos de viviendas hipotecadas, los inmuebles alquilados desahuciados sigan ocupando cada vez más cuota en el número de intervenciones judiciales. Hasta junio, los lanzamientos de arrendatarios representaban más de un 66% del total, frente al poco más del 25% que engloban a los impagos de créditos inmobiliarios.

De hecho, el número de desahucios de casas y pisos en los que sus titulares no han abonado la hipoteca ha vuelto a descender y lo ha hecho casi un 33% entre abril y junio, con respecto al mismo periodo del año previo. Se acumulan así 16 trimestres consecutivos en los que se produce un descenso en este tipo de situaciones. En la primera mitad de 2019 se han registrado 8.147 casos. Atrás quedan estadísticas que llegaron a arrojar hasta 30.000 desahucios al año, como ocurrió en los peores momentos de la crisis.