Hacienda estudia devolver el IRPF retenido a las madres que reclamaron antes de la sentencia

Leticia Suárez, con sus hijos, Javier y Adrián, ante la sede de la Agencia Tributaria de Oviedo. / IMANOL RIMADA
Leticia Suárez, con sus hijos, Javier y Adrián, ante la sede de la Agencia Tributaria de Oviedo. / IMANOL RIMADA

Más de 400 mujeres, varias de ellas asturianas, denuncian que no cobrarán el importe porque sus expendientes ya están cerrados

P. LAMADRID / E. MARTÍNEZ GIJÓN / MADRID.

Fueron las primeras en reclamarlo y serán las últimas en cobrar, si es que llegan a hacerlo. Se trata de las mujeres que pidieron la devolución del IRPF por maternidad antes de que llegara la sentencia del Tribunal Supremo del pasado octubre, gracias a la cual todos los padres y madres desde 2014 recibirán el importe retenido al considerarse ya exento de tributación.

Una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid reconoció este derecho a una madre en 2013 y ordenó a Hacienda que le devolviera la cantidad ingresada en el IRPF por la prestación de maternidad con cargo a la Seguridad Social, pero no sentó jurisprudencia. Muchas después de ella alegaron los mismos motivos, que fueron rechazados, y no siguieron con el procedimiento por ser muy «farragoso». El problema y la «injusticia», según estas mujeres, es que como el suyo es un expediente «cerrado» se ha desestimado su solicitud ahora que la Agencia Tributaria va a devolver una media de 1.300 euros a todos los que tuvieron hijos cuatro años antes de la decisión del Supremo, al limitarse la retroactividad de la sentencia.

Por ello, se han unido en la llamada Asociación de Afectadas por la No Devolución del IRPF de maternidad y paternidad, que ya aglutina a más de 360 personas, entre ellas varias asturianas. «Cada día se suman de media 10 ó 12 madres más», explica a este medio Nagore Fernández, vicepresidenta de la plataforma. Señala que todas ellas han rellenado el formulario que la Agencia Tributaria colgó en su web en diciembre, pero critican que han «tardado mucho» en decirles que se lo deniegan por esta causa. «Hay algunas que aún no saben que no van a cobrar», apostilla.

El ministerio busca para ello una fórmula con la Abogacía del Estado que se sustente «legalmente»

Casos en Asturias

Leticia Suárez, de 37 años y vecina de Lugo de Llanera, reclamó el IRPF correspondiente a las bajas de maternidad de sus dos hijos -nacidos en 2012 y 2016- a finales de 2016. En mayo del año pasado, la Agencia Tributaria desestimó su petición y no le dejó alternativa por la vía administrativa, puesto que ya era un acto firme. «No me merecía la pena acudir a los tribunales por los gastos de abogado y procurador», apunta Suárez. En octubre, cuando el Tribunal Supremo dictaminó que las prestaciones por maternidad estaban exentas del IRPF, esta ingeniera asturiana se puso en contacto con la Agencia Tributaria.

«Me dijeron que rellenara el formulario cuando estuviera disponible y que me devolverían el dinero sin problema», señala. Al no recibir contestación, buscó una respuesta y encontró a la asociación de afectadas. Al igual que Alexandra Xavier, de 34 años y vecina de Cangas del Narcea, cuyo caso es muy similar al de su compañera asturiana. Desde que reclamó en marzo de 2017, en ningún momento Hacineda le indicó que no le correspondía cantidad alguna; «me enteré más tardé por la asociación», asegura. También niega que la Agencia Tributaria le comunicara que era un acto firme «y no tengo una sentencia judicial en contra, solo una resolución administrativa negativa».

Por ello, insta a la voluntad política para que el organismo público inicie una revisión de esos expedientes por causas sobrevenidas, como es el fallo del Supremo. Esta enfermera recuerda que, mediante un real decreto, se incluyó a los padres y los funcionarios para que se beneficiarán de las devoluciones. «Alegan seguridad jurídica, pero el principio de igualdad debería estar por encima», subraya.

Lo llamativo es que ahora en el Ministerio de Hacienda reconocen que esta situación es una «injusticia», por lo que han transmitido a la asociación de afectadas su «compromiso» de buscar una solución. Pero no es fácil. Desde el departamento reconocen que hay que explorar «diferentes vías» junto a la Abogacía del Estado para que la decisión que se tome a fin de devolver el dinero «respete la seguridad jurídica». «Estamos buscando un mecanismo que esté sustentado tanto tributaria como legalmente, para que no se pueda tumbar posteriormente», precisan fuentes de Hacienda. No resultará sencillo porque sus expedientes están cerrados, ya que la mayoría no continuó con el procedimiento una vez recibieron el rechazo administrativo de la causa. Desde el ministerio no saben los plazos que se pueden estar manejando ni si este año se conseguirá resolver el problema: «Cuanto antes mejor, pero la prioridad es que la fórmula sea sólida».

Unos 2.000 euros por madre

Según los últimos datos de la Agencia Tributaria, las mujeres están recibiendo de media unos 2.000 euros por esta devolución, por lo que si finalmente el número de implicadas llega a las 500, el desembolso sería de alrededor de un millón de euros extra. Habría que sumarlo a las cifras que ya estimó UGT que costaría a las arcas de la Seguridad Social la decisión del Supremo: unos 1.300 millones. Con datos del Ministerio de Empleo, entre 2014 y 2017 la Administración ha pagado 6.853 millones en concepto de prestaciones de maternidad a 1,1 millones de personas.

Aunque la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se comprometió a que en abril ya se habría devuelto todo el dinero a los contribuyentes, los últimos datos indican que se devolvieron 733 millones a 563.000 personas, con una media de 1.300 euros: 2.012 a las mujeres y 470 a los hombres.