Los menores de 30 años necesitan cinco contratos para trabajar un año

Los menores de 30 años necesitan cinco contratos para trabajar un año
R. C.

Un informe de CC OO denuncia que los jóvenes viven una «mili laboral» donde el 66% es trabajador temporal y cobra sueldos bajos

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

Una de las consecuencias más directas de la crisis ha sido el aumento de la precariedad laboral, sobre todo entre los colectivos más vulnerables como las mujeres y los jóvenes. El informe 'Generación Móvil' presentado este lunes por CC OO denuncia la situación de los menores de 30 años en España que, entre otras desventajas, deben firmar 5,2 contratos al año para trabajar, cuando hace diez años la media era de 3,4 contratos.

Las causas son el incremento de la rotación y la precariedad en la contratación, explican desde el sindicato. Su secretario general, Unai Sordo, lo ha denominado «mili laboral» porque se asume la precariedad y bajos salarios por su juventud, y abogó por «borrar del imaginario colectivo» esa idea de que hay una etapa en la que «hay que andar como un zascandil para terminar aspirando a un puesto de trabajo digno». Sordo les ha instado a «organizarse en las empresas» para cambiar esa realidad.

Desde el sindicato aceptan que esta es una situación que ha existido siempre, pero denuncian que ha dejado de ser temporal para alagarse en el tiempo, y ahí es donde ven el verdadero problema. Y es que el informe detalla que el 66% de los jóvenes tienen un contrato temporal y, además, el 20% de ellos con jornada parcial. Así, la temporalidad juvenil es el triple que la del resto de trabajadores y la parcialidad (cerca del 30%) el doble.

Bajada de sueldos

Los sueldos son otro factor muy importante en la precariedad laboral juvenil, ya que el ajuste salarial has ido mayor entre los menores de 30 años que en el resto durante la crisis. Entre 2008 y 2016 el salario medio cayó un 28% en los menores de 20 años, de forma que «el adjetivo mileurista ha mutado de insulto a aspiración», y ha generado una amplia brecha salarial entre generaciones y un incremento de la pobreza. El informe muestra que el 26% de los menores de 30 años está por debajo del umbral de la pobreza.

De hecho, solo la mitad de ellos logra emanciparse antes de esa edad. La gran mayoría sigue viviendo en el hogar familiar: el 81% de la población de 20 a 24 años y el 53% de 25 a 29 años vive con sus padres. Incluso un 24% de las personas de 30 a 34 lo sigue haciendo. El informe explica que se debe a la precariedad vital que padecen (empleos precarios, bajos salarios, carestía de la vivienda) que «dificulta la viabilidad de proyectos vitales y personales y reduce la natalidad».

Los datos son preocupantes. El salario medio de la población joven ha caído entre 2008 y 2016 en general, pero el descenso ha sido más profundo cuanto más joven es la persona: el 28% de descenso entre los de menos de 20 años, 15% de 20 a 24 años y 9% de 25 a 29 años. El informe detalla que esta bajada del salario medio ha afectado más a la población joven porque son los de menor antigüedad y los que presentan una mayor rotación laboral.

Sobrecualificación

Sobre el nivel de estudios, el secretario general de CC OO explicó que aunque en los años previos a la crisis hubo un acceso temprano de personas sin formación al mercado de trabajo, esto cambió a partir de 2008 porque se alargó los periodos formativos ante la dificultad de encontrar trabajo. Además, Sordo no considera que haya «sobrecualificación» entre los jóvenes, sino que «es el tejido productivo el que está infracualificado».

Por ello, CC OO propone, entre otras medidas, la universalidad y gratuidad de las escuelas infantiles, la educación obligatoria hasta los 18 años y mejorar, conectar y vincular la formación profesional, la universitaria y formación para el empleo con el mundo laboral.

 

Fotos

Vídeos