La mayor parte de las patronales se niega a subir el salario mínimo por convenio a 1.000 euros

El sector de la hostelería, de los más afectados por la subida del SMI./Archivo
El sector de la hostelería, de los más afectados por la subida del SMI. / Archivo

CC OO denuncia que el acuerdo suscrito hace apenas tres meses y que beneficiaría a un 15% de los trabajadores podría quedarse en papel mojado

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

La mayor parte de las patronales se muestran contrarias a subir el salario mínimo por convenio hasta los 1.000 euros al mes, repartidos en 14 pagas. La medida estrella del IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) firmado el pasado mes de julio puede quedarse en un simple papel mojado. Así lo denunció este jueves CC OO durante una rueda de prensa en la que anunció que ésta será su prioridad de cara a los próximos meses y amenazó a la CEOE con un «tensionamiento» de la negociación y un «mayor aumento de la conflictividad laboral».

«Intuimos que va a ser complicada la subida salarial de 14.000 euros en los convenios colectivos», reconoció el secretario general de CC OO, Unai Sordo, que denunció una «abierta hostilidad» por parte de algunas organizaciones empresariales, que incluso realizaron declaraciones en desacuerdo apenas un día después de la firma del pacto de rentas, como por ejemplo la patronal asturiana, la de Castilla-La Mancha, Castilla y León o sectoriales como la mesa del comercio textil de Ávila.

«Hay una negativa en la mayor parte de las patronales a incluir en los convenios el salario mínimo», se lamentó Sordo, que, no obstante, mencionó otra vía posible que barajan para, en caso de que finalmente los empresarios se nieguen, lograr este objetivo: presionar al Gobierno para que que retoque la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Cabe recordar que el año pasado también se firmó un acuerdo entre el Gobierno y los agentes sociales para aumentar gradualmente el SMI para situarlo en 2020 en los 850 euros al mes, repartidos en 14 pagas. De esta forma, pactaron un alza del 5% en 2019 y del 10% en 2020, aunque con dos condiciones: que se crearan 450.000 empleos netos durante el año y que la economía creciera al menos el 2,5%.

Sin embargo, mientras que el incremento del próximo año parece estar asegurado -tal y como la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, avanzó en el Senado este mismo miércoles-, el del 2020 también puede estar en peligro, puesto que las previsiones que se manejan del PIB para 2019 son inferiores.

En este sentido, las estimaciones del sindicato es que la subida del SMI beneficiaría a 1,1 millones de trabajadores asalariados en 2020, mientras que el incremento del salario mínimo por convenio se extendería a más de 2,2 millones, lo que representa a más de un 15% del total de trabajadores por cuenta ajena, de los cuales más del 92% están protegidos por convenios colectivos.

Desde CC OO alertaron además de que hay una serie de sesgos claros en la distribución de los salarios más bajos. Así, las peores remuneraciones recaen sobre las mujeres, los jóvenes, los inmigrantes, los trabajadores temporales y aquellos que tienen menor antigüedad en la empresa. Por sectores, el 43,3% de los sueldos más bajos se concentra en tres: el comercio, la hostelería y la agricultura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos