https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

5 alimentos que no son lo que parecen

Carne picada envasada./Reuters
Carne picada envasada. / Reuters

La OCU advierte de la importancia de leer las etiquetas antes de comprar

Jessica M. Puga
JESSICA M. PUGAGijón

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) mantiene su particular cruzada con los alimentos y su etiquetado y lanza el lema 'si no sabes lo que comes, tampoco sabrás quién eres'. Acaba de publicar un listado con 5 alimentos que no son lo que parecen, ante los que pide al comprador leer siempre la etiqueta. Los alimentos son:

1. Néctares, que no zumos

El néctar es una bebida que contiene una mitad de la pulpa de la fruta finamente tamizada y una misma proporción de agua, azúcares y diferentes condimentos. Con lo cual, solo la mitad de un néctar es fruta. Además, este producto suele ser más caros que los zumos. La clave es fijarse en la letra pequeña y no en la foto.

2. El de York no es jamón

Lo que compramos con el apellido de York no es jamón, sino otras carnes de cerdo, que sí, están preparadas de la misma forma, pero son partes menos nobles... y más baratas. Y cuidado si se va a preferir comprar el jamón 'extra jugoso' porque, en contra de lo que parece, es de menor calidad. Lo que pasa es que tiene más agua y menos jamón.

3. Todos los huevos no son de gallinas en libertad

En las fotografías de las hueveras suele destacarse la foto de las gallinas en libertad cuando en realidad son criadas en suelo, es decir un código 2. Sin embargo, como tiene algo de salida al exterior, el productor lo destaca mucho en el paquete, dejando en letra más pequeña la mención obligatoria al tipo de producción: criadas en suelo. No llegan a la superficie y salida suficiente para ser criadas al aire libre, es decir son un código 1 en toda regla. Siempre hay que mirar la letra pequeña; cuanto más pequeña, mejor.

4. Carne picada que lleva otras cosas

La mayoría de las bandejas de los supermercados son preparados en los que solo entre el 65% y el 90% es carne. El resto son espesantes, almidones, proteína de soja, conservantes y colorantes. Parece barata, pero quizás no lo es tanto si tenemos en cuenta que no todo es el producto que queremos... y que la proporción de grasa es importante.

5. Calamares que son pota

Buscamos anillas de calamar y la mayoría de preparados ofrecen pota. Aunque parecida, se trata de otra especie, que suele ser más grande y más dura. Como consecuencia de este último aspecto, se somete a un procesado con agua y fosfatos para hacerlas más tiernas y blanquearlas. Son considerablemente más baratas que el calamar y, aunque se vendan frescas, lo habitual es que sean descongeladas (debe estar indicado claramente).

 

Fotos

Vídeos