Nacho Vidal explica cuál es la dolorosa enfermedad que realmente padece

Nacho Vidal, actor porno. /JOAQUÍN BILBAO.
Nacho Vidal, actor porno. / JOAQUÍN BILBAO.

El actor porno lo explica a través de un vídeo en Youtube donde también aclara que contrajo«50 veces gonorrea y unas 50 veces clamidia»

ELCOMERCIO.ES

Nacho Vidal ha tenido unos meses muy difíciles después de que el pasado febrero se filtrase la noticia de que había dado positivo en un test de VIH. Sus rodajes se paralizaron y sus compañeros de profesión se alarmaron. Jamás llegó a explicar su verdadero estado de salud hasta la pasada semana, que decidió romper su silencio contando lo que realmente había sucedido.

A través de un vídeo en su canal de Youtube, Nacho Vidal negó que padeciese SIDA, aunque no dejó muy claro si se trataba de un falso positivo en el test de VIH. «Pondré unas imágenes sacándome sangre en directo para que vosotros veáis que Nacho Vidal, por mucho que os duela, no tiene SIDA», explicaba el actor porno. También narraba el triste episodio de acoso que vivió en las redes sociales desde que salió a la luz la noticia: «Me decían 'muérete', se regodeaban. Es muy fuerte. Hay que gente de esta industria que ha sufrido este acoso y ha llegado a suicidarse... y si yo no fuese tan fuerte como soy posiblemente me hubiese suicidado».

No ha sido hasta este miércoles cuando Nacho Vidal ha vuelto a subir un vídeo para esclarecer todo y contar la enfermedad que realmente padece. En esta nueva publicación reconoce que, aunque se trataba de un falso positivo, sí que es verdad que ha contraído, por su trabajo en la industria del porno, «50 veces gonorrea y unas 50 veces clamidia».

Lo que sí padece Nacho Vidal desde hace siete meses es el síndrome de Reiter, también conocido como artrítis reactiva y que él define como «el Ferrari del dolor». Se trata de una afección sistémica caracterizada por manifestaciones oculares conjuntivitis o uveítis, artritis reactiva y uretritis, que puede llegar a ser crónico. Sus síntomas provocan en Nacho Vidal un dolor insoportable. «Me quiero suicidar del dolor», dice en el vídeo donde reconoce que no puede trabajar a causa de este síndrome.

Termina con unas palabras dedicadas a sus seguidores y a los que no lo son tanto: «A todos los que me mandaron mensajes de amor, lo devuelvo con amor. A los que enviaron los de odio, lo siento por vosotros. Siento que se levanten con ese sentimiento, odio».