Mar Flores, entre el yate de su exmarido y el de su exnovio

Mar Flores, en la Mercedes Fashion Week. / BELÉN DÍAZ ALONSO
Mar Flores, en la Mercedes Fashion Week. / BELÉN DÍAZ ALONSO

La modelo abona su leyenda. «¡¡Yo sé lo que hay!!», ha publicado en su cuenta de Instagram

ARANTZA FURUNDARENA

Mar Flores, como el algodón, no engaña. Hace unos días escribió en su blog: «Uno de mis lemas cada verano es que las vacaciones son para disfrutar en cualquier lugar y compañía». Y esa flexibilidad la ha llevado a la práctica. Desde que empezó julio, a la empresaria y modelo se la ha visto tanto en compañía de su exmarido, Javier Merino, como junto a su exnovio (tal vez ahora 'renovio'), Elías Sacal. Y con los dos parecía estar pasándolo en grande. Solo se le ha olvidado añadir un detalle en su blog. Que las vacaciones son para disfrutar en cualquier lugar y compañía... Siempre que el lugar sea la cubierta de un yate de lujo y la compañía, su flamante propietario. Y es que da la asombrosa coincidencia de que tanto Sacal como Merino manejan embarcaciones de tremenda eslora.

En su animado 'post' veraniego, titulado 'Visitar Saint Tropez con niños' (de gran utilidad para la familia media española), Flores, de 49 años y madre de cinco hijos, aparece retratada a lomos de un caballito de tiovivo... Esto lo coge cualquier psicoanalista y lo interpreta como una clarísima traición del subconsciente delatora del 'sube y baja' sentimental que parece estar viviendo la exmodelo con su millonario mexicano.

La pareja comenzó su relación, al menos de forma oficial, en septiembre de 2016 y rompió en mayo del 17. La separación duró apenas un suspiro, porque semanas después lo retomaron... Hasta que en marzo de este año rompieron por segunda vez. Y aquello parecía definitivo. «Las relaciones a distancia son difíciles de llevar», justificó entonces Mar Flores.

Le llaman 'El Indomable'

Él no dio la menor explicación. Simplemente, se dejó ver en un hotel de Suiza en compañía de una directiva de Euronews. «Elías y yo ya no estamos juntos. Es normal que se le vea con otras mujeres», atajó Flores. Y es que por lo visto Sacal es muy de 'metel' la directa en los asuntos del corazón. Y eso que en México le llaman el 'Indomable' por su reticencia a casarse por tercera vez.

Sin embargo, aquí estamos hablando de la irresistible Mar Flores, probablemente la alumna más aventajada que Isabel Preysler haya tenido jamás; una mujer criada en el popular barrio de Usera, pero nacida para reinar. Ante ella han sucumbido, entre otros, Fernández Tapias, Lequio y el indomable jinete Cayetano Martínez de Irujo, que llegó a enfrentarse a su madre, la duquesa de Alba, para imponer a Mar como invitada estelar en la boda de su hermana Eugenia.

Luego, cual caballero decimonónico, defendió su honor (el de ella) en la portada de '¡Hola!'. Con semejante poderío (esta mujer podría tapizar las paredes de su chalet con las cabezas de sus conquistas, alguna de imponente cornamenta), no es de extrañar que Sacal haya vuelto a invitarla a su yate.

La pregunta ahora es: ¿Se han reconciliado? Consciente de la expectación que despierta, Flores por toda respuesta ha escrito en su Instagram: «Que digan lo que quieran que a mí me da igual. ¡¡Yo sé lo que hay!! Y lo ha ilustrado con una divertida foto de uno de sus niños, que posa con la cabeza enterrada bajo un sombrero de paja y el pulgar hacia arriba... Está claro que Mar Flores se ha propuesto disfrutar del verano y no está dispuesta a que nadie se lo amargue.

 

Fotos

Vídeos