50.000 euros de canon al año por la gestión de la plaza de toros de Gijón

Vista general del coso de El Bibio, con una entrada rozando el lleno. El próximo año es posible que su gestión cambie de manos./
Vista general del coso de El Bibio, con una entrada rozando el lleno. El próximo año es posible que su gestión cambie de manos.

El nuevo pliego de condiciones mantiene las seis corridas de la Feria de Begoña y tendrá una vigencia de tres años

ANDRÉS PRESEDOGijón

El canon que deberá de pagar el empresario que opte a celebrar las corridas de toros en Gijón será de 50.000 euros por temporada, con una concesión máxima de seis años, tres de ellos, los últimos, de posibles prórrogas. El Ayuntamiento fija en el nuevo pliego de condiciones, que será publicado en próximas fechas, la obligatoriedad de mantener un mínimo de seis corridas de toros a mediados de agosto, coincidiendo con las fiestas de Nuestra Señora de Begoña, y detalla los precios máximos para las localidades que, en ningún caso, podrán subir cada año más allá del IPC oficial.

Por lo demás, las condiciones del pliego no son muy diferentes a las redactadas para anteriores concursos. El empresario deberá de hacer frente a todos los gastos que conlleve la celebración de los festejos, incluida la contratación de la Banda de Música (1.500 euros por cada festejo), y el Ayuntamiento se compromete a mantener el coso de El Bibio en las mejores condiciones posibles a todos los efectos.

Nueve diestros del grupo A

La publicación del pliego de condiciones para adjudicarse la explotación de los festejos taurinos en la plaza de El Bibio abre una nueva época, después de casi tres lustros en los que el empresario Carlos Zúñiga fue el máximo responsable, con una gestión que parece contar con el beneplácito de la mayoría de las peñas taurinas de la ciudad. Todavía en fechas recientes, la Peña Astur, que preside Dionisio Montero, le entregó un presente en reconocimiento a la labor desarrollada durante todos estos años para recuperar la afición taurina en Asturias, con El Bibio como única referencia. Aún así, una vez concluidas todas las posibles prórrogas del anterior contrato, el Ayuntamiento abre ahora un nuevo concurso que, a buen seguro, conllevará la posibilidad de que se presenten importantes empresas taurinas, sin descartar en absoluto que Carlos Zúñiga vuelva a optar, una vez vistas las nuevas condiciones.

El nuevo pliego, entrando en alguno de sus principales detalles, prevé un contrato de tres años de duración (coincidiendo con el actual mandato municipal), además de otros tres de posibles prórrogas, que deberían de ser acordados año a año.

La Feria de Nuestra Señora de Begoña deberá de tener, al menos, seis corridas de toros, en cuyos carteles deben figurar nueve toreros del grupo A, un rejoneador de prestigio y reses con un peso mínimo de 460 kilogramos. El canon será de 50.000 euros al año. Por tanto, los festejos taurinos, como viene siendo hasta ahora, no solo no costarán un euro al Ayuntamiento, sino que, de concretarse los seis años del contrato, generarán un ingreso neto de 300.000 euros para las arcas municipales.

En el pliego también se hace constar que el Ayuntamiento dispondrá, por festejo, de 24 entradas gratuitas de sombra, de forma preferente entre las filas 1 y 4, aunque también podrían estar entre la 5 y la 9; de cien entradas de andanada para una sola corrida; de seis pases diarios de protocolo y ordenanza y de diez pases de callejón, se dice, para el burladero municipal.

Sin rebajar festejos

Las condiciones del pliego, sobre todo en lo referido al obligado número de festejos y a los diferentes pagos que deberá de asumir el futuro empresario, no parecen coincidir con las pretensiones del, hasta ahora, empresario taurino de El Bibio. Carlos Zúñiga ya declaró a este periódico que la Feria de Begoña no podía sostenerse con seis festejos, a tenor del número de espectadores que acuden a la plaza, y señaló que era partidario de rebajarla a cuatro corridas de toros y concentrar en ellas a todas las primeras figuras.

El Ayuntamiento ha decidido, por contra, que los carteles que se presenten el próximo mes de junio, mantengan el mismo nivel de festejos actual. Queda por ver si Carlos Zúñiga, a pesar de ello, dará el paso de optar de nuevo a la plaza, contando con el hipotético apoyo de una mayoría de las peñas de la ciudad.

En todo caso, lo que parece seguro es que, si así fuera, no será el único. Aunque todo queda a expensas de la publicación del pliego de condiciones, en mentideros taurinos ya se conoce que empresarios como Simón Casas o los Hermanos Lozano ya han sondeado el mercado y se presume que tienen intención de optar a explotar la plaza de El Bibio en los próximos años.

La adjudicación, como suele ocurrir, tiene un carácter bastante subjetivo. La oferta económica se valora un tercio. El resto, para la gestión. En suma, no es difícil decantarla para donde se desea. No será antes de finales de enero o febrero. Tarde, apuntan algunos, para preparar una buena feria taurina.