Guardián de las raíces y el cante astur

Los vencedores y la organización del Concurso de Canción Asturiana de EL COMERCIO, tras la entrega de premios. / CAROLINA SANTOS
Los vencedores y la organización del Concurso de Canción Asturiana de EL COMERCIO, tras la entrega de premios. / CAROLINA SANTOS

El Concurso de Canción Asturiana de EL COMERCIO rindió homenaje a Maximino Solís | «Llevo 53 años cantando y ya pasé por todo, por lo que es un orgullo que te valoren de esta forma tan bonita», reconoció el 'Alleranu'

Ó. PANDIELLO GIJÓN.

Si la veteranía y el talento son un grado, Maximino Solís Lada, el 'Alleranu', se ha convertido por méritos propios y por trayectoria en una de las figuras más queridas en el mundo de la canción asturiana. Un cariño que ayer le valió un emotivo homenaje durante la entrega de premios del XXXVIII Concurso de Canción Asturiana organizado por EL COMERCIO.

El allerano destacó desde sus inicios por su defensa de la tradición asturiana y, más concretamente, del folclore de su concejo. «Además, siempre que se le pidió una ayuda para cantar y colaborar en cualquier labor del concurso siempre lo hemos tenido con nosotros», destacó Fernando Ruiz, coordinador del concurso.

Solís, cinco veces jurado y dos veces vencedor del concurso -en 1984 y 1990-, recibió durante el homenaje dos placas por parte del Ayuntamiento y de EL COMERCIO. En ellas se destaca su papel como «defensor de nuestra raíces asturianas y su compromiso con sus orígenes a través de sus bien cantadas alleranas». Con toda su familia presente entre el público el 'Alleranu' se mostró emocionado y «tremendamente agradecido» por el reconocimiento. «Quizás no di las gracias lo suficiente sobre el escenario, pero realmente estas cosas se agradecen de corazón. Llevo 53 años cantando y ya pasé por todo, por lo que es un orgullo que te valoren de esta forma tan bonita», reconoció Solís tras el acto.

También se sumó al acto José Luis Alonso Rozada, presidente de la asociación de la Canción y el Folclore Valle del Nalón. Después de muchos años de amor conjunto por la música, Alonso subió al escenario para recordar «tantos años interpretando nuestra canción autóctona y que le han convertido en una de esas personas que tanto nos dieron y nos deleitan con su saber y su música».

Festival tras los premios

Más allá del homenaje, la mañana sirvió para que la plaza Mayor volviera a llenarse de las melodías autóctonas a través de sus mejores voces. Así, el primer y segundo clasificado de cada categoría interpretaron una canción cada uno para poner fin al concurso. Ante la baja del gaitero titular, Belén Arboleya -quinta clasificada en la edición de este año- se hizo cargo del instrumento para acompañar a las voces. Especialmente emotiva fue la que cantó el homenajeado, que tiro de una allerana -'Treinta reales de tachueles'- para deleitar al público gijonés y despedir hasta el año que viene.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos