La oposición de Sanidad, con 67.790 candidatos para 2.013 plazas, será en la Feria, la Laboral y el campus

La oposición de Sanidad, con 67.790 candidatos para 2.013 plazas, será en la Feria, la Laboral y el campus

El recinto Luis Adaro quedará casi bloqueado por miles de pupitres durante dos meses al celebrarse las pruebas cada quince días | El Sespa pide al Sporting que no juegue en El Molinón los domingos de exámenes desde el 10 de marzo a mayo

ANDRÉS PRESEDO GIJÓN.

El reto está servido. El Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa) tiene ante sí, y a pocos meses vista, el compromiso de organizar y dar cobertura a una macrooposición para cubrir 2.013 plazas, a la que se han presentado la nada desdeñable cifra de 67.790 aspirantes. Nunca antes Asturias se encontró en una tesitura similar. Los números han desbordado cualquier posible previsión. Por parte de las autoridades del Principado se contaba, como parece lógico, con muchos inscritos para las seis diferentes categorías. Incluso que fueran miles. Desde el pasado verano, apenas unos días después de anunciar la citada oposición, se iniciaron los contactos entre el Sespa y la Cámara de Comercio de Gijón.

El objetivo era que el recinto ferial Luis Adaro, con amplia zona cubierta, diera cobertura a toda esta logística. Dos meses después, a finales de octubre, y con la lista de inscritos cerrada, quedó claro que la Feria de Muestras se quedaba pequeña para ese inicial objetivo. Había que buscar alternativas y, tras dar muchas vueltas, parece que se han encontrado. La oposición será una prueba simultánea en tres lugares diferentes: la Universidad Laboral (en el entorno del Centro de Arte), el Aulario del campus universitario de Gijón y, por supuesto, el recinto ferial Luis Adaro.

El acuerdo del Sespa con la Cámara de Comercio de Gijón aún no está sellado, pero se da por seguro que en esos tres lugares se celebrará el cuestionario tipo test que hará la primera criba de los miles de candidatos a las plazas.

Todo comenzará, si se cumplen las actuales previsiones, el segundo domingo de marzo. Los exámenes serán cada dos semanas (salvando las fechas de Semana Santa) y concluirán, por tanto, a mediados de mayo, casi coincidiendo con el día de las elecciones locales, autonómicas y europeas, el 26 de ese mes. Las plazas que salen, por orden de mayor número de inscritos son las siguientes: celador, 28.330 para 399 plazas; auxiliar administrativo, 20.704 para 232 plazas; auxiliar de enfermería, 11.109, para 799 plazas; enfermería, 6.069 para 499 plazas; fisioterapeuta, 1.306 para 61 plazas, y matrona, 272 para 23 plazas. El turno de la prueba de cada categoría aún no está determinado.

Un millón y medio de euros

El macroexamen, además de un coste económico muy importante para el Sespa, que ronda el millón y medio de euros, conlleva otros muchos aspectos de mera logística, que tendrán una incidencia directa no solo en los recintos elegidos al efecto, sino en otros aspectos de la vida ciudadana de Gijón, incluso en la deportiva. Para ejemplo, el siguiente: el previsible colapso dominical de candidatos a la vera del río Piles para acceder al recinto ferial, en horarios de mañana y tarde, ha obligado al Sespa a ponerse en contacto con el Sporting para tratar de evitar, con la aquiescencia de la Liga, que el equipo rojiblanco juegue en El Molinón ninguno de los domingos afectados por los exámenes, es decir, desde mediados de marzo hasta mediados de mayo del próximo año. La coincidencia sería fatal, incluso inasumible, para todo aquel entorno dadas las medidas que se adoptan antes de cualquier encuentro del Sporting en el municipal gijonés. El tráfico de vehículos e, incluso, el de personas desbordaría cualquier posibilidad de garantizar la seguridad. Tiempo hay para ajustar las fechas de los partidos, pero la previsión da una idea del nivel de movimiento de personas que originarán las susodichas oposiciones, en las que están inscritos candidatos de toda España.

La reserva de esas fechas dominicales a lo largo de dos meses tendrá también otras consecuencias directas tanto en el Centro Internacional de Arte de la Laboral como en el recinto ferial Luis Adaro. En el primero está previsto utilizar dos de las naves, antiguos talleres de la Formación Profesional, y también instalar una gran carpa que cubra el aparcamiento de vehículos que se encuentra al costado mismo de la avenida de La Pecuaria, al lado del cementerio de Somió. En esos tres recintos cubiertos se espera ubicar a unos dos mil opositores, aunque el Centro de Arte se verá obligado, por las circunstancias, a cambiar la programación de las exposiciones previstas para esas fechas.

Mucho más afectado, como es lógico y por ser el centro neurálgico de las pruebas, será el recinto de la Feria de Muestras, que prácticamente estará bloqueado con esos fines durante dos meses. Hay que tener en cuenta que los exámenes obligarán a organizar una infraestructura específica en casi todos los pabellones cubiertos del recinto (incluidos los de Liberbank y el Banco Herrero), con miles de pupitres para los aspirantes, sin posibilidad alguna de mover la inmensa mayoría de ellos durante los dos meses que durarán las pruebas. El coste sería inasumible. Solo está previsto liberar pequeñas zonas que permitan cumplir con los imprescindibles compromisos adquiridos por la Cámara de Comercio de Gijón. Ferias muy importantes, como por ejemplo Normueble, están en la actualidad más que en el aire.

Material de fuera de Asturias

El Aulario del campus, lógicamente, ya tiene su estructura creada, pero convertir en dos aulas gigantescas tanto la Feria de Muestras como el Centro de Arte de la Laboral supone una gran complejidad y no menos coste. Todo, o casi todo, es necesario contratarlo fuera de Asturias, incluida la climatización, y no se trata de un examen de un día, como sucediera en la Feria en 2013, con unos 12.000 opositores en un solo día, sino de dos meses.

Además, estas oposiciones se celebran también en el resto de España y con necesidades similares, incluso mayores, por lo que los precios se disparan. Un millón y medio de euros fue la estimación inicial, que no se cubre, ni de lejos, con lo aportado por derechos de prueba por cada aspirante. El Sespa trata de rebajar la cantidad, pero la compleja logística que quiere poner en manos de la Cámara de Comercio de Gijón tiene su precio.

Además, hay otro detalle que tener en cuenta. La prueba tiene que ser simultánea para todos los aspirantes en cada categoría para evitar posibles reclamaciones e impugnaciones posteriores. La coordinación central, en principio, está previsto que se haga desde el Pabellón del Principado de Asturias en el recinto Luis Adaro. Ahí se darán todas las órdenes a los controladores de los exámenes para que la coordinación, en la distancia, sea la máxima posible.

En principio, inscritos hay 67.790 aspirantes. No quiere decirse que todos se presenten, porque no será así, pero su plaza tiene que estar prevista para la realización del examen. La OPE de Sanidad será la mayor oposición celebrada nunca en la región y el Principado no dispone de recinto cubierto alguno para este tipo de pruebas. La Feria es grande, pero no tanto. Eso sí, su plantilla tiene experiencia para afrontar este tipo de retos y por eso el Sespa pretende confiarles esta compleja organización.