Pontón califica como «decepcionante» el cambio del callejero franquista

Cristina Pontón, de verde en el centro de la imagen, ayer durante el homenaje a Aida de Lafuente. / M. ROJAS
Cristina Pontón, de verde en el centro de la imagen, ayer durante el homenaje a Aida de Lafuente. / M. ROJAS

Achaca su frustración a la negativa de sus socios de gobierno a incluir en el acuerdo a «los luchadores por la libertad» como pretendía su formación

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

Izquierda Unida y el Partido Comunista de Oviedo celebraron ayer su homenaje anual a los obreros fallecidos durante la revolución de 1934. En el primero de los actos programados, durante el turno de intervenciones, la portavoz municipal de la coalición, Cristina Pontón, se refirió -como el año pasado- a los dificultosos intentos del equipo de gobierno para sacar adelante el cambio de callejero franquista en virtud de la Ley de Memoria Histórica, pero también a su decepción con el mismo del que culpó a sus socios de gobierno. Se refirió al proceso, iniciado en 2016, como «agridulce y decepcionante» y lo hizo achacando esta frustración a sus socios en el tripartito. Para Pontón fue un momento «agridulce» porque los planteamientos de IU no se «aceptaron en su totalidad», según la concejala y «decepcionante», por otro, porque «tanto el PSOE como Somos Oviedo no compartieron nuestras propuestas a la hora de renombrar las calles con aquellos luchadores que dieron su vida por la libertad y la República en nuestro país», recordó, al nombrar al militar leal a la república Alfonso Ros Hernández así como a la dirigente comunista Dolores Ibárruri.

Pero también tuvo palabras para el último revés a los planes del equipo de gobierno para el cambio de 21 calles con nomenclatura franquista. La sentencia dictada el pasado septiembre por el juzgado de lo Contencioso- Administrativo número 6 de Oviedo, aceptó y falló a favor del recurso del Grupo Municipal del Partido Popular y de la Hermandad de los Defensores de Oviedo contra el cambio de nombre de las calles por entender la magistrada que fue «discrecional» y «adoptado de plano por el alcalde» que, según el fallo, decidió qué calles tenían encaje en la ley de Memoria Histórica.

«Corren tiempos difíciles en los que muchos se empeñan en negar alguna parte de la historia de nuestro país», añadió la concejala que cargó contra quienes «se empeñan en boicotear la decisiones democráticas». «Piensan que con demandas judiciales, artículos incendiarios e insultos antidemocráticos van a frenar nuestra voluntad», añadió.

Y lo hizo apenas unos días después de que la comisión municipal que informó el cambio de nombres -cuyo primer expediente fue añadido de forma contraria a derecho, según la magistrada- se reuniera de nuevo para aportar la documentación necesaria, en un acto administrativo de nuevo cuño para evitar la ejecución de sentencia que devuelva los nombres anteriores a las placas.

La edil, asimismo, avanzó que el próximo objetivo de la comisión será el de preservar el patrimonio de la Guerra Civil, del que en Oviedo sobreviven varias fortificaciones de la época, «para que no caigan en el olvido la lucha de las gentes que dieron su vida luchando contra el golpe fascista y su brutalidad».