El alcalde de Madrid se enzarza con Ortega Smith por reventar un acto contra la violencia de género

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y el edil Javier Ortega Smith. / ATLAS

Los ediles de Vox no quisieron situarse detrás de la pancarta que sujetaban el resto de grupos del Ayuntamiento alegando que «representa la mentira de la ideología de género»

R. C.Madrid

La concentración de condena por el último asesinato de una mujer a manos de su pareja en Madrid ha estado este jueves empañanda por el enfrentamiento en público protagonizado entre el alcalde de la ciudad, José Luis Martínez-Almeida (PP), y el portavoz de Vox en el consistorio, Javier Ortega Smith. El motivo fue que los concejales del partido de derecha portaron su propia pancarta con el lema 'La violencia no tiene género', premisa programática que esta la formación defiende en todos los foros donde tiene representación. El resto de grupos políticos lo hicieron tras otra donde se podía leer '¡Basta ya! No a la violencia de género«.

Ante los medios de comunicación congregados frente al Ayuntamiento, en la plaza de Cibeles, Martínez-Almeida ha reprochado a Ortega Smith que el asesinato de mujeres a manos de sus parejas o exparejas «es una realidad dramática, la primera causa de muerte en Madrid, por lo que me gustaría que me hubieras informado que venías con una pancarta». Según el alcalde, durante 2018, «un 20% de los asesinato fueron mujeres y es una realidad incontestable», a la vez que ha reconocido como cierto que «hay violencia intrafamiliar, y tenemos un pacto en el que lo abordaremos, pero también que un 20% responde a asesinatos de mujeres».

Javier Ortega Smith ha respondio al primer edil con que «aunque solo hubiera un 1%, la vida de una persona vale lo mismo, no va a decir el alcalde que solo hay que proteger cuando en las estadísticas eres mayoritario. Hay que proteger a todas las víctimas». Vox defiende el concepto de violencia intrafamiliar, en el que incluye a mujeres, niños y hombres.

Martínez-Almedia ha echado en cara al concejal del partido de derechas el no haberle comunicado con anterioridad que iban a presentarse con una pancarta propia. De hecho, esa formación había anunciado el miércoles que no participaría en el minuto de silencio convocado. «A mi nadie me pregunto la pancarta que se iba a poner», ha zanjado el portavoz de la formación lidarada por Santiago Abascal.

El alcalde ha asegurado que la pancarta es la «habitual» y ha recordado que «no comparto ni la ideología de género ni el feminismo del 8 de marzo, pero eso no quiere decir que se coloquen dos -pancartas- distintas». Al final el portavoz de Vox ha lamentado no haber llegado a un acuerdo con el alcalde de Madrid.

Tras guardar el minuto de silencio por la última víctima de la violencia de género, José Luis Martínez-Almeida ha declarado que «toda muestra de división, de enfrentamiento, en la violencia contra las mujeres es un flaco favor, tenemos que hacer un ejercicio de autocrítica y saber llegar a espacios de entendimiento común».

Compromiso político

La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís (Ciudadanos), que ha lamenzado el incidente, ha defendido la necesidad de un pacto a nivel nacional contra una violencia que «se ha cobrado ya muchas víctimas».

El portavoz del Grupo Socialista, Pepu Hernández, ha tachado de «indignante» que Vox busque «montarse en el escándalo» utilizando para ello un minuto de silencio por una víctima de violencia de género. «Creo que en la política no todo cabe y esto es un ejemplo de ello», ha señalado Hernández, quien se ha mostrado «tremendamente indignado» ya no en «como político sino como ciudadano».

Por su parte, la portavoz de Mas Madrid en el Ayuntamiento, Rita Maestre, ha tildado de «gente sin corazón» a los concejales de Vox en el Consistorio por «montar un chiringuito» en el minuto de silencio en homenaje a la última víctima de violencia de género.