Casado aboga por una estrategia conjunta con Cs en caso de elecciones

Pablo Casado y Dolores Delgado, durante el acto de toma de posesión de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso./EP
Pablo Casado y Dolores Delgado, durante el acto de toma de posesión de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. / EP

El PP cree, en todo caso, que sería necesaria la desmovilización de la izquierda para poder repetir la «carambola» de Andalucía

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

La dirección del PP no da por sentado que vayan a celebrarse unas segundas elecciones, pero, en caso de que Pedro Sánchez no logre su investidura y abra de nuevo las urnas, el principal enemigo del partido volverá a ser la fragmentación del voto. De ahí que en las últimas semanas los populares hayan tentado a Ciudadanos con una coalición que, según Pablo Casado, se construiría para un «momento puntual» y sin necesidad, por lo tanto, de perder siglas y equipos propios.

El PP ya cuenta con un posible nombre para esa alianza. El secretario general del partido, Teodoro García Egea, registró «por si acaso» a finales de julio España Suma y sus adaptaciones autonómicas en la Oficina Española de Patentes y Marcas. Pero este lunes el líder de los populares precisó que si bien la coalición está sobre la mesa, se podría también diseñar un «acuerdo o estrategia» conjunta orientada a que «la proporcionalidad electoral no merme la traducción de votos en escaños».

Los antecedentes

En las pasadas elecciones generales, la dirección nacional del PP ya lanzó dos propuestas a sus adversarios en la derecha. A Ciudadanos le planteó la posibilidad de concurrir juntos al Senado y a Vox le sugirió la retirada en aquellas circunscripciones en las que menos opciones tenía de conseguir representación parlamentaria. Ninguna prosperó.

Tampoco ahora Albert Rivera parece dispuesto a reconsiderar la oferta. Este mes han sido varios los portavoces de Ciudadanos que han rechazado una fórmula electoral en la que creen que acabarían desdibujados por completo. Su aspiración, han insistido, es superar el bipartidismo.

En todo caso, por ahora, todo son hipótesis y discurso político, porque no se han producido contactos. El propio Casado reconoció este lunes que ni tan siquiera hay unas elecciones convocadas en el horizonte. Fuentes populares dudan, además, de que en caso de ir a nuevos comicios la «carambola» de Andalucía pudiera repetirse. Para tomar el relevo del PSOE en la Moncloa entienden que antes tendrían que darse varias circunstancias: la desmovilización del electorado de la izquierda, la fragmentación del voto de Podemos y una alianza en el centro derecha al estilo de Navarra Suma.

Más información: