La FSA advierte a Ribera de que «no aceptaremos una transición energética que excluya a las personas y a los territorios»

Adrián Barbón (centro), durante la Comisión Ejecutiva Autonómica. /Hugo Álvarez
Adrián Barbón (centro), durante la Comisión Ejecutiva Autonómica. / Hugo Álvarez

Adrián Barbón reclama al Gobierno de Pedro Sánchez máximo diálogo para abordar el proceso y afirma que «avanzar hacia las renovables no significa quitar espacio al carbón»

Daniel Fernández
DANIEL FERNÁNDEZGijón

La FSA parece que mete una marcha en su posición sobre la transición energética. No abandona el mantra de «modelo justo» que parece haberse instalado en el PSOE asturiano cuando se le pregunta por su posicionamiento respecto a este asunto, pero ahora ya manda mensajes de advertencia al Gobierno central ante los planes que maneja la ministra del ramo, Teresa Ribera, quien aboga por una descarbonización exprés. Descarbonización sí, «porque es una exigencia de la Unión Europea», como se encargó de recordar esta misma tarde el secretario general de los socialistas asturianos, Adrián Barbón, pero este proceso además de «justo» debe ponerse en marcha en base a los criterios de «personas y territorios». Porque, en caso contrario, la FSA «no aceptará ningún acuerdo» que deje de lado estos criterios.

Así lo afirmó esta tarde Adrián Barbón durante el transcurso de la reunión de la Comisión Ejecutiva Autonómica de la Federación Socialista Asturiana. El secretario regional del PSOE afirmó que la posición de la su organización es la que se aprobó tanto en el congreso federal del partido como en el autonómico, «que no es otra que la de una transición energética justa. Y Eso significa que debe afrontarse teniendo en cuenta a los ciudadanos y a los territorios» afectados por este proceso de descarbonización. «La FSA no estará de acuerdo con cualquier otro proceso que no se aborde de esta manera», advirtió esta tarde Adrián Barbón.

El líder de los socialistas asturianos apuesta por definir este modelo de descarbonización mediante un análisis «sosegado» y que tenga en cuenta las «peculiaridades de los territorios, en especial la singularidad de Asturias» en este tema, donde no solo las comarcas mineras se verán profundamente afectadas por ese nuevo modelo energético bajo en carbono, sino toda la región debido a los efectos negativos que puede ocasionar en el tejido industrial de la región.

Adrián Barbón, que durante su etapa como alcalde de Laviana fue presidente de la Asociación de Comarcas Mineras (Acom) pide a la ministra Teresa Ribera que el modelo de transición energética sea el fruto de un acuerdo amplio en el que participen todos los sectores afectados. Pese a que la Unión Europea es la que ha marcado un progresivo modelo de energético bajo en carbón --en 2020 deberán cerrar las centrales térmicas que no hayan acometido las inversiones necesarias para la reducción de emisiones--, Adrián Barbón sigue defendiendo este modelo de producción energética y la inclusión del carbón nacional en el mix nacional. «Avanzar en renovables no significa que el carbón no tenga su espacio, porque todas las renovables necesitan fuentes de respaldo, como es el carbón», recordó el secretario general de la FSA.

Tras insistir en la necesidad de alcanzar un amplio consenso en el modelo energético que debe afrontarse, Adrián Barbón también reclamó que ese consenso se traslade a los partidos políticos este viernes, cuando se celebre en la Junta General un pleno monográfico sobre energía y carbón. «Me gustaría que ese día salga de nuestro Parlamento una posición común», recalcó el líder de los socialistas asturianos.

Sí aprovechó, en este sentido, para recriminar al PP «sus silencios» respecto al carbón durante los siete años de gobierno de Mariano Rajoy. «Durante ese tiempo pocos fuimos los que alzamos la voz. ¿Dónde estaban los que hoy hablan? ¿Por qué estaban tan callados?», lamentó el líder del PSOE de la región.

 

Fotos

Vídeos